Sistemas de riego rentables y óptimos en la agricultura en México

Tiempo de lectura: 4 minutos

El sector agrícola tiene mucha data en México, donde se han especializado en el diseño de sistemas de riego rentables y óptimos. La construcción de estructuras hidroagrícolas se remonta desde la prehispánica y ha venido evolucionando significativamente. Hablamos de miles de años de historia, avance y éxito para la región.

En cifras, México tiene 6,2 millones de hectáreas que cuentan con sistemas de riego instalados. De este total, el 67 % se riega con agua superficial y el resto utiliza bombeo subterráneo. En otro orden de ideas, 3,3 millones de hectáreas utiliza 80 sistemas mayores, mientras el resto, 2,9 millones de hectáreas, utiliza 30 mil sistemas menores de riego.

Los números indican que México utiliza grandes sistemas de riego para sus cultivos y lo hace de diferentes modalidades.  Esto, es muy productivo y beneficioso dentro del sector en la región. Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, siglas en inglés) en México, el agua proviene de presas, derivaciones, sistemas de aspersión, bombeo, pozos, superficies y subterráneas. De esta forma, en el país es posible mantener activo 6,2 millones de hectáreas para cultivar. Además, cuenta con importantes proyectos en la región que permiten distribuir el agua a los campos.

¿Qué tipos de sistemas de riego se pueden implementar en México?

Un buen sistema de riego rentable y óptimo dependerá de sus funciones, uso y recursos tecnológicos. Este último elemento es clave, para determinar los niveles de ahorro que se pueden aprovechar. Además, lo hace ecológicos, sustentables y muy económicos. A continuación, una serie de mecanismos para distribuir agua y nutrientes a los cultivos en la región:

1.    Sistemas de multicompuertas

Este modelo de riego simula una mini presa la cual está repleta de compuertas. El número exacto dependerá de la cantidad de canales que se tenga para sembrar. A ella, se le conecta una toma de agua para que, al entrar en la tubería, distribuya el líquido en cada canaleta. El efecto es rápido y profundo ya que penetra la tierra con facilidad.

Los orificios de las compuertas pueden tener un diámetro variado que va de cuatro a seis centímetros. Es recomendable que exista una separación aceptable entre ellas, para que cada salida de agua riegue una zona diferente.

Riego multicompuertas

2.    Microaspersión

A diferencia del sistema de riego por aspersión, la microaspersión se instala dentro del cultivo a través de una larga tubería. En sus diferentes superficies se añade una boquilla con múltiples agujeros. El agua saldrá disparada a presión en forma de lluvia delgada, pero en zonas localizadas. Se puede replicar este proceso de salida a lo largo de la línea, en distintas direcciones y asegurar que el líquido llegue a todo el cultivo.

Riego microaspersión

3.    Drenaje subterráneo

Un terreno agrícola debe contar con su propio sistema de riego. Al usar un drenaje subterráneo garantizas, primero un flujo contante y seguro de agua. Segundo, un acceso inmediato al líquido el cual puedes distribuir cómodamente. Esto permite controlar el exceso de agua en el subsuelo para que no ahogue los cultivos.

Por último, el proceso para hacerlo es sencillo, solo debes contar con tuberías que lleven el agua a la superficie. De esta forma, se logrará distribuir equitativamente y garantizar productos de calidad.

Drenaje subterráneo

4.    Sistema de riego automático

Este sistema de riego es uno de los más cómodo y rentables. Su uso es programable para distribuir nutrientes sobre un cultivo sin intervenir personalmente. Ayuda a ahorrar en mano de obra, agua y energía. Sus niveles de eficiencia son altos, porque va directo a donde se necesita.

Por otra parte, al ser un sistema automatizado el control y monitoreo se hace remotamente. Es decir, es posible saber todo lo que ocurre, ajustar programas y modelos para que el riego se haga con mayor efectividad. El resultado, es un aumento considerable de la producción por contar con un proceso optimizado de cultivo.

Riego automático

5.    Riego Nebulización

Funciona mediante niebla fina que en realidad es agua a presión, que va entre dos y cuatro bares, con salidas extra finas que producen este efecto. El resultado, es una distribución del vital líquido a las plantas, pero no directamente a ellas. Las partículas pegarán en paredes o muros cóncavos que distribuirán el agua nebulizada.

Aunque se usa en cultivos cerrados, sirve para incrementar la humedad y mantener refrigerado el campo en invierno, junto a un sistema de ventilación forzada. También, permite al agricultor añadir tratamientos y esparcirlos sobre las plantas. Deben ser solubles con el agua y así facilitar su distribución.

Riego nebulización

México cuenta con una interesante historia con los sistemas de riego en el país. La variedad de modelos que pueden ser utilizadas y los diferentes depósitos de agua que posee, lo hacen ricos en este proceso. Sin embargo, innovar más en esta actividad y buscar nuevos mecanismos, siempre es válido. Todo en pro de aumentar la producción y mantener la calidad de los alimentos.

Ahora que conoces más sobre los sistemas de riego llegó el momento de seleccionar el más conveniente para ti. Por ello te invitamos a leer ¿cómo elegir un sistema de riego?  

Por Gladys Josefina G.