Sensores ; Innovación tecnológica para agricultores

Tiempo de lectura: 3 minutos

La tecnología llega a todos los sectores económicos del mundo y la agricultura no será su excepción. Para ello, existen sensores, dispositivos desarrollados para obtener datos valiosos y reales directamente desde el campo. De esta forma, el agricultor cuenta con un apoyo inmediato en la toma de decisiones en torno a la siembra.

Se le conoce como agricultura de precisión y es la innovación tecnológica que los agricultores no pueden dejar de utilizar.  Las nuevas herramientas automatizadas son un gran aporte para el sector. Los sensores ayudan a brindar calidad, optimizar recursos, prevenir pérdidas y ampliar la producción.

¿Cómo funcionan los sensores en la agricultura?

La agricultura debe comenzar a apuntar a un modelo eficiente, sostenible, ecológico, seguro y con resultados de calidad. Son alarmantes cifras como estas: el 70 % del consumo de agua potable en el mundo proviene del sector agrícola, y un 15 % de ese total se va a pérdida por uso de pesticidas, presencia de plagas y enfermedades. Entonces, todo esto afecta la calidad del producto y es por eso que el sector agrícola debe usar tecnología para optimizar sus recursos.

El uso de sensores inalámbricos les ayuda a monitorear, predecir, prevenir y mejorar la administración en tiempo real de la cosecha. Estos dispositivos forman parte de una red de sensores inalámbricos que funcionan con tecnología de uso remoto y sistema que captan señales. Son modelos analógicos que comunican en línea todo lo que ocurre en el cultivo. Utilizan batería con carga solar y están conectados entre sí.

Es allí donde ocurre todo el fenómeno de captura de información agrícola. Evalúan el entorno y toman datos como temperatura, humedad, ambiente, radiación solar, entre otros. Automáticamente lo envían al receptor (centro de control) que maneja el agricultor.

Así, el profesional de la siembra puede conocer a qué se está enfrentando su cultivo. O mejor aún, si es factible sembrar hoy o mañana. Además, los datos se almacenan dentro de la red de comunicación e información. Para tener acceso a estos reportes remotamente, el agricultor cuenta con una aplicación móvil para gestionar todo a distancia.

Tipos de sensores agrícolas

Los sensores pueden variar según el tipo de modelo que usan e información que recolectan. Aunque, algunos son integrales, pero puedes recurrir a modelos más específicos, de acuerdo a los datos que se desean conocer. A continuación, una lista de ellos y cómo funcionan:

1.      Sensores para monitorear

El monitoreo es clave si se quiere conocer el estado de ,por ejemplo, el suelo agrícola. Al ser un factor de impacto directo a la calidad y producción de alimentos, es necesario monitorearlo. Para ello, los sensores realizan un análisis de las condiciones físicas y químicas de la tierra.

Físicamente evalúa la composición del terreno, presencia de humedad, metros de profundidad, entre otros; mientras que químicamente destacan fertilidad, cantidad de materia orgánica existente, y más. También, logran tomar datos como pH de la tierra y descartar si hay presencia de arcilla en la zona. Este sensor ayuda a conocer posibles sistemas de drenaje y acidez del suelo. Así, pueden decidir si necesitan agua, la dosis necesaria y que tipo de cultivo sembrar.

2.      Sensores de imágenes

Una de sus principales características es la de detectar la presencia de plagas, enfermedades o si el terreno es ideal para determinados productos. Lo que hace es tomar fotos de los frutos y crear una base de datos sobre tamaño, color y otros tributos. El sistema hará una serie de cálculos y así determinará cuanto tiempo tarda en madurar el fruto.

3.      Sensores agorrobótica

Estos sensores pueden notificar, en tiempo real, las condiciones de terreno a un vehículo agrícola en movimiento. Es decir, si estas en un tractor o cosechadora, recibirás mensajes de tareas que debes realizar en ese momento sobre un área determinada. Actividades como: riego, aplicar nutrientes, determinar la composición química del terreno en vivo y más son gestionadas efectivamente con este tipo de herramientas.

También, se pueden instalar en vehículos no tripulados como drones agrícolas. Así, el agricultor logra conocer aspectos detallados en una zona determinada, para así mantener un rendimiento en la producción y calidad de los alimentos.

La producción agrícola requiere de mucha atención y de tomar buenas decisiones. Un error o mala decisión podrían comprometer toda la cosecha, lo cual implica pérdidas económicas y de oportunidades. Es por eso que, ir de la mano con las tecnologías y sus innovaciones es fundamental.

Los sensores son equipos modernos, especializados en detectar, prevenir y controlar todo tipo de situaciones que puedan ocurrir en el sector agrícola. Actualmente, son muchos los agricultores que van de la mano con las tecnologías, siendo el sensor uno de los más utilizados. 

Para conocer más sobre como la tecnología ayuda a mejorar nuestra producción agrícola no dejes de leer Producción agrícola l como aumenta con el uso de las nuevas tecnologías

Por Gladys Josefina G.