¿Por qué la Agricultura en Ambiente Controlado es una Buena Opción? COMPLEMETO

Tiempo de lectura: 3 minutos

¿Por qué la Agricultura en Ambiente Controlado es una Buena Opción? COMPLEMETO

Para satisfacer la demanda de alimentos que va en crecimiento exponencial y que se enfrenta a un ambiente hostil como plagas, enfermedades, reducción de tierras fértiles, cambios climáticos y la escasez de agua, la agricultura en ambiente controlado se desarrolla como una de las mejores alternativas que resultan viables para la producción intensa de los alimentos. Debido a esto es necesario comprender a fondo cómo funciona este sistema.

Hoy en día la agricultura, además de la producción tradicional realizada a cielo abierto, se practica en una amplia variedad de ambientes modificados, entre los que destacan los invernaderos, mismos que representan ecosistemas artificiales para desarrollar la agricultura intensiva.

Nuestro país cuenta con diversas regiones con condiciones naturales idóneas para el establecimiento de los mismos, debido a ello la agricultura en ambiente controlado se ha desarrollado de manera acelerada, ya que permite obtener productos de calidad tanto para el mercado nacional como para el internacional. De esta forma, el empleo de invernaderos y la agricultura protegida están contribuyendo ampliamente en la producción de alimentos y en el desarrollo de varias zonas agrícolas de México.

David Proenza, presidente de la Fundación para el Desarrollo de la Agricultura en Ambiente Controlado, explica que esta es una técnica de produccin agrcola donde se controlan todas las diferentes variables que inciden en el desarrollo de las plantas como es la luz, temperatura, humedad, CO2 y nutrición, entre otras que no sólo permite el mejor uso de los recursos, sino que alcanza mayores niveles de productividad.

Objetivo de la Agricultura en Ambiente Controlado

La agricultura protegida es realizada bajo estructuras construidas por el hombre, el cual tiene el objetivo de evitar las restricciones que el medio ambiente impone al correcto desarrollo de las plantas. Con esto, mediante el empleo de diversas cubiertas se reducen condiciones restrictivas del clima sobre los vegetales. Mientras en la producción a campo abierto el productor que siembra mil semillas desconoce si podrá cosechar mil plantas, en la agricultura en ambiente controlado tendrá la seguridad de que al sembrar mil semillas obtendrá mil plantas.

En años recientes, los cultivos hortícolas han presentado tendencia hacia la obtención de producción anticipada o fuera de estación, en condiciones diferentes a aquellas en las que tradicionalmente se cultivan a campo abierto. Esta tendencia ha creado la necesidad de usar diversos elementos, herramientas, materiales y estructuras en la protección de cultivos con la finalidad de obtener productos de mejor calidad.

Principales especies cultivadas

Entre las principales especies que se cultivan bajo este sistema de producción podemos encontrar: hortalizas como tomate rojo o jitomate (Lycopersicon esculentum Mill.), pimiento morrón (Capsicum annuum L.), melón (Cucumis melo L.), lechuga (Lactuca sativa L.), plantas ornamentales y flores de corte tales como rosas (Rosa hybrida L.), gerbera (Gerbera ssp.) y crisantemo (Chrysanthemum spp.).

De forma adicional, en la agricultura en ambiente controlado también se producen plántulas de hortalizas para trasplante a campo abierto, así como plantas medicinales y aromáticas.

Una tendencia que llegó para quedarse

Los avances en la tecnología permiten producir alimentos de alta calidad en ambientes cerrados. La agricultura en ambientes controlados poco a poco crece en América Latina y cuenta con un alto potencial para producir alimentos mediante esta técnica, alimentos que tendrán la misma calidad que si se hubiese realizado por el método tradicional, claro, con menos riesgo de pérdida durante su proceso productivo.

A través de la computadora, el software y las nuevas tecnologías, se pueden controlar todas las variables que inciden en el desarrollo de las plantas como la luz, temperatura, humedad, CO2 y nutrición, entre otros, lo que permite un mejor uso de los recursos y al mismo tiempo se logra una mayor productividad en un ambiente más favorable para el crecimiento de las plantas.