Tips de optimización en el manejo postcosecha de Berries

Tiempo de lectura: 8 minutos

Como con todo producto agrícola costato al mercado de consumo, la postcosecha es una etapa crucial en el adecuado manejo de las bayas. Es en este momento cuando el estado de la empresa garantizar la calidad del producto empleando las técnicas correctas para la conservación.

Las bayas o bayas, nombre que reciben especies de frutas como son la frambuesa, los Arándanos, Zarzamoras y Fresas, cuya producción actualmente es bastante elevada a su gran valor comercial y nutricional. De hecho, estos frutos han prisa posicionarse rápidamente como un producto de alta demanda a nivel mundial.

Por ello, en esta ocasión revisaremos consejos de optimización en el manejo postcosecha de bayas.

¿Cómo manipular las bayas de la Postcosecha?

Antes que nada importante señalar que toda especie vegetal durante la etapa postcosecha, se encuentra condicionada por diversos factores biológicos que pueden desmejorar su calidad.

En el caso de las bayas o bayas, los factores que tiene mayor hijo: la tasa de respiración, el nivel de transpiración, los daños físicos producto de la mala manipulación, y los daños por insectos u otros agentes externos.

Los Berries con excepción de los arándanos son frutos no climatéricos. Esto quiere decir que el proceso de maduración sucede en el momento en el momento en la fruta aún se encuentra adherida al árbol, algo que es necesario tener en condó.

Una vez cosechados, su tiempo de vida es corto, por lo que un manejo óptimo es vital para maximizarlo y sacarle el máximo.

Respiración

Una vez son desprendidas durante la cosecha, la tasa de respiración como los niveles de etileno sucuerda una disminución importante, interrumpiendo el proceso de maduración. Por ello, el agricultor debe estar siempre alerta para cosechar solo frutos que ya han tan hasta madurez de consumo.

En este contexto, la respiración y los niveles de etileno juegan un papel fundamental, ya que, al versos, el fruto es mucho más sensible a los agentes ambientales.

Los productos hortofrutícolas poseen diferentes tasas de respiración, las personas no pueden aumentar o dependiendo de la temperatura en la cual sean conservas.

En el siguiente cuadro se ejemplifican una parte de la tasa de respiración, en función a la temperatura de almacenamiento.

0⁰C/32⁰F 10⁰C/50⁰F 20⁰C/68⁰F

Años de La Indon parte

1.300 (Btu)  3,900 15,000

 Fresas

 3,500 16,000

33,000

Zarzamoras  5,100 17,000

39,000

 Frambuesas 5,100 17,000

39,000

Como se observa en el cuadro, tanto las Zarzamoras como las Frambuesas poseen una alta tasa de respiración a distintos grados de temperatura. Eso significa que estas bayas son las más susceptibles a un sufrir o descomposición como consecuencia de los factores ambientales.

Sin embargo, también se nota una disminución en la tasa de respiración en la medida en que disminuyen los grados a los cuales se conservan, por lo cual el enfriamiento a bajas temperaturas resulta una excelente opción si se desea conservar los frutos por más tiempo.

Enfriamiento

El enfriamiento postcosecha de Berries no resulta muy complicado. El agricultor puede, bien sea, colocarlos en contenedores y cámaras frigoríficas, o utilizar aire forzado.

Esta última opción es sin duda mucho más efectiva, ya que garantiza el enfriamiento de forma rápida y segura.

También es importante tener en cuenta que, una vez realizada la cosecha, los frutos se deben mantener siempre bajo sombra, además de evitar, en  la medida posible, que se eleve su temperatura. Un retraso en el pre-enfriamiento podría disminuir la calidad y vida útil de las bayas.

De hecho, las Fresas mantenidas a 10°C tendrán solo una 1/3 de de vida útil comparado con fresas mantenidas a 0°C. Por su parte, un retraso de una hora en la refrigeración de frambuesas puede significar la pérdida de un día de vida de la fruta.

Transpiración y Humedad

Otro factor importante es la transpiración. En el momento en el cual los frutos son desprendidos del árbol, pierden su fuente natural de hidratación.

Este proceso provoca que la fruta muchas veces se ablande o se marchite, debido a su incapacidad para restituir las sustancias líquidas.

Una forma de ralentizar el proceso de transpiración es mantener las bayas a la humedad correcta, regular la temperatura, y utilizar embalajes plásticos para recubrirlas.

En este caso, la temperatura y humedad relativa óptima sería, 0 ± 0.5 °C (32 ± 1°F) a 90 y 95% HR.

Enfermedades postcosecha

Durante la postcosecha, las berries suelen ser susceptibles a 3 patógenos que provocan la descomposición y el decaimiento del producto. Las revisamos a continuación.

Pudrición por Botrytis (podredumbre gris):

Esta enfermedad, también llamada, es causada por el hongo Botrytis Cinerea, el cual se reproduce en ambientes con humedad favorable causando una infección que deriva en la pudrición del fruto. Puede crecer incluso a temperaturas de 0°C, aunque muy lentamente.

Se caracteriza por la aparición de un moho gris en el fruto afectado, el cual debemos mantener lejos de los frutos sanos para evitar la propagación de la enfermedad, que ocurre por medio de esporas.

En frutos ya cosechados y almacenados, el moho puede presentarse en un tono más blanco, ya que se requiere luz para que el hongo desarrolle su tonalidad grisácea.

Para minimizar la infección en los campos, se recomienda tener una buena ventilación que evite que la humedad quede atrapada entre las hojas y el fruto. Esto se complementa elevando ligeramente las plantas de fresa del suelo usando paja, en vez de plantarlas directamente sobre el suelo.

Debido a que tratamos con frutos muy sensibles al daño, el manejo físico debe mantenerse al mínimo para evitar las lesiones en estos durante la cosecha y la postcosecha.

Es necesario enfriar el fruto a 32-37° F (0 a 3°C) lo más rápido posible. Un retraso de solo 60 minutos incrementa las pérdidas por este hongo.

También se requiere mantener las temperaturas bajas para retrasar el crecimiento del moho gris y la respiración de los frutos.

podredumbre gris en fresa El moho gris es la principal característica de la enfermedad causada por el Botrytis cinerea (imagen cortesía de lahuertinadetoni.es)

podredumbre gris en zarzamora Una zarzamora sana junto a una estropeada por la podredumbre gris (imagen cortesía de ucanr.edu)

Anthracnose (Antracnosis):

La antracnosis, por su parte, es una enfermedad que presenta diversos síntomas. Desde manchas hundidas de diversos colores en las hojas y necrosis en los nervios de estas, los tallos, frutos o flores, hasta el marchitamiento y muerte de los tejidos.

Suele ser causada por el patógeno Colletotrichum acutatum. 

Existe un alto nivel de riesgo en el transporte y el almacenamiento, pues este tiene una capacidad muy elevada de propagación de un fruto afectado a otro sano dentro de un mismo contenedor.

Dejar los restos de cultivos en el suelo con la finalidad de otorgar nutrientes para los próximos ciclos es una práctica común en el campo que fomenta la enfermedad, si existen antencedentes de la misma, por su capacidad para invernar.

Frecuentemente aparece bajo niveles muy elevados de humedad, superiores al 90%. Su capacidad para propagarse es mucho mayor bajo intervalos de lluvia y viento.

Otros factores que también perjudican, en la postcosecha, son los desórdenes por extremas concentraciones de gases.

Por otra parte, mejorar la aireación y el drenaje del suelo, así como practicar la rotación de cultivos, son algunas técnicas de prevención y control.

Es importante señalar que concentraciones de oxigeno menores de 2 % y/o mayores a 25 % de dióxido de carbono pueden causar el desarrollo de una decoloración parda y sabores desagradables dependiendo del cultivar, la duración de la exposición y la temperatura.

antracnosis en arándano Arándanos con atracnosis (imagen cortesía de agf.gov.bc.ca)

Pudrición por Rhizopus:

A esta enfermedad la causa el hongo Rhizopus stolonifer, cuyas esporas generalmente se encuentran presentes en el aire, especialmente en los cuartos de almacenamiento, por lo que se propaga con facilidad.

Identificar frutos infectados con este hongo es bastante sencillo, ya que provoca la aparición de  pequeños pelitos blancos, de color negro en la punta.

Para disminuir el riesgo de aparición de esta enfermedad, primeramente, es muy importante manipular con mucho cuidado los frutos cosechados. Una herida provocada durante la cosecha puede ser el punto de entrada de las esporas.

Una vez terminada la cosecha, se debe evitar el almacenaje de frutos cuya superficie aún se encuentre húmeda. La humedad favorece el ataque de hongos.

En caso de encontrar frutos que presenten síntomas de esta o cualquier otra enfermedad, es necesario separarlos para evitar cualquier posibilidad de contaminación. De igual forma, todo contenedor o recipiente, así como los medios de transporte, empaques y embalajes deben ser cuidadosamente limpiados y desinfectados,

Este hongo no crecerá a temperaturas inferiores a 5°C, por lo que el método más importante de su control es el manejo de la temperatura. En frutos adecuadamente empaquetados y refrigerados, todo proceso de infección se retarda.

podredumbre por rhizopus en fresa Los esporangios característicos de la podredumbre por rhizopus en una fresa.

 Algunas recomendaciones

Tenga en cuenta estas recomendaciones, importantes para un adecuado manjeo postcosecha de berries:

– Una vez concluida la cosecha, asegúrese de proteger los frutos del sol y las altas temperaturas. Lo ideas es siempre mantenerlas en sitios sombreados y secos, y posteriormente aplicar métodos de enfriamiento manteniendo las temperaturas óptimas de 32⁰-35⁰F, con humedad relativa de entre 90 y 95%.

– Una buena opción para que no se deterioren durante el traslado, es usar camiones refrigerados, hieleras y CoolBots. Además, debe tener en cuenta el uso  de contenedores que permitan el movimiento del aire y que no estén demasiado llenos para evitar daños por manejo.

– Los empaques plásticos en los cuales se conserven los frutos deben contar con pequeños agujeros que permitan la aireación. De este modo, se impide que la humedad deteriore el producto o se desarrollen algunos patógenos.

– Algo que nunca debe hacer es enfriar las moras o fresas con agua o hielo. Recordemos que el exceso de humedad deteriora la fruta rápidamente.

Tome en cuenta que la vida útil en el caso de la fresa se reduce considerablemente por cada hora de retraso en el pre-enfriamiento.

Lo mejor es cosechar en la etapa de punta blanca, a plena madurez, y dejar enfriar rápidamente a 32⁰F (0°C).

Una vez que se enfríen, no deje que se calienten de nuevo. El recalentamiento después del enfriamiento provoca cambios en el color, la condensación y causa aumento de caries.

En el caso de las frambuesas, por cada hora de retraso en el pre-enfriamiento, se pierde un día en la vida útil. La misma puede ser cosechada en la etapa rosa claro, y madurarán normalmente.

En las zarzamoras hay diferencias, ya que son menos susceptibles al decaimiento y la pérdida de agua. Las zarzamoras deben tener todo color antes de la cosecha.

Por último, los arándanos son los de mayor vida útil, comparados con las anteriores. Deben estar plenamente maduros en la cosecha, cuidar que no tengan tallos y se deben proteger del daño por comprensión.

En los arándanos rojos cosechados en agua, se producen mayores pudriciones y más degradación fisiológica que en los que son cosechados a mano, especialmente si la fruta es conservada en agua por más de 12 a 24 horas.

Contar con un buen sistema para el manejo postcosecha de tus berries es una labor necesaria para lograr un producto de primera calidad, en conjunto con las buenas labores de producción, claro está.

Para finalizar, quizás te interese leer alguno de estos artículos:

El cultivo de Zarzamora y su Adecuada Fertilización

Recomendaciones para un cultivo de fresas de alta calidad

Bibliografía Consultada:

Yahia, E (2016). Manejo y Tecnología Postcosecha de Berries. https://www.researchgate.net/publication/311321485

Comisión de la Fresa de California (2016). El Moho Gris, o Pudrición de Fresa http://reports.calstrawberry.org/Reports/Production%20Guidelines%20%20Spanish/El%20Moho%20Gris,%20o%20Pudrici%C3%B3n%20de%20Fresa%20-%202016.pdf