Nutrición agrícola Parte 1: Micronutrientes en las plantas

Tiempo de lectura: 4 minutos

Al igual que las personas, las plantas necesitan tener acceso a ciertos nutrientes para estar completamente saludables y poder aportar beneficios a quién las ingeriere. No obstante, conseguir que crezcan con propiedades de estos en su interior depende de varios factores. Entérate de todo respecto a ello.

Para que una cosecha crezca frondosa y saludable, es necesario realizar el aporte adecuado de micronutrientes en las plantas, pues estos le brindan lo necesario para desarrollarse apropiadamente y alcanzar un grado de inmunidad ante bacterias, plagas o agentes climáticos.

No obstante, debido al estrés o ajetreo de producción, algunas veces se olvida este importante detalle, y se comete el error de sembrar los futuros frutos en un terreno desproporcionado, con alto ph y ausencia de tales elementos.

¿Qué son los micronutrientes?

Para empezar, recordemos que toda planta necesita obtener del suelo 13 elementos minerales. Estos 13 elementos están divididos en 2 grupos: Micronutrientes y macronutrientes.

Posteriormente, en otro artículo, revisaremos a los macronutrientes. Mantente al tanto del blog.
Los micronutrientes son elementos requeridos en pequeñas cantidades, y son necesarios para que las plantas completen su ciclo vital. Son los siguientes:

  • – Hierro (Fe)
  • – Zinc (Zn)
  • – Manganeso (Mn)
  • – Boro (B)
  • – Cobre (Cu)
  • – Molibdeno (Mo)
  • – Cloro (Cl)

Antes de sembrar…

Un problema actual que pueden enfrentar los agricultores es que los suelos para labores agrícolas están completamente descuidados. Algunos, en su mayoría, poseen más del 75% de deficiencia en tales componentes naturales. Otro problema es que, muchas veces, esto solo se descubre al momento de haber desperdiciado una gran cantidad de semillas.

¿Cómo puedes evitar esto?

La idea, antes de implantar alguna semilla, es estudiar adecuadamente la calidad del suelo.

Un suelo sano, como sabes, es vital para lograr una producción de primera calidad. Resulta necesario estudiar el estado del suelo en el que se desea cultivar, y también intenta utilizar semillas de alta calidad, certificadas si te es posible.

Quizás te interese leer Aprende a diagnosticar la fertilidad del suelo.

Igualmente, se puede deducir la riqueza de nutrientes en un suelo por medio de factores como el estiércol o materia orgánica.

Mientras mayor sea la cantidad de los mismos en este, más grandes serán los beneficios que brindarán a todo lo que se quiera cosechar, comenzado por el hecho de que le generará una indiscutible absorción de nitrógeno, uno de los principales macronutrientes.

¿Qué nutrientes son los que deben mantenerse en la zona de producción?

Como se mencionó previamente, es necesario asegurarse de realizar un aporte adecuado de micronutrientes en las plantas.

Estos elementos se encargan de alimentar en buen grado los cultivos y, por sobre, todo procurar su bienestar, salud y buen desarrollo hasta la cosecha.

A diferencia de los productos con altos porcentajes de químicos, aquellos que cuentan con materia orgánica, actúan de una forma distinta, pues a pesar de que aportan todo tupo de nutrientes, lo hacen en muy pequeñas cantidades.

Esto fomenta el fortalecimiento lento de las semillas o plantas y trae consecuencias al área productiva. Después de todo, lo primordial es que la cosecha este a tiempo cuándo se distribuye en un mercado, y que cumpla con características de calidad.

¿Qué sucede cuándo se desea entrar en el mercado ecológico?

Si la meta del productor agrícola, es entrar al mercado ecológico, los productos orgánicos como abono, fertilizantes o vitamínicos provenientes de reciclaje son más que ideales para dar vida a la siembra.

Sin embargo, deberán calcularse con exactitud los tiempos de esta, pues al ser 100% naturales, el efecto es tardío, mas no quiere decir que los resultados no sean eminentes, pues las hortalizas, frutas, verduras o vegetales que se recolectan, terminan siendo de excelente calidad.

¿Cómo saber que las plantas realmente se están alimentando bien?

Uno de los detalles más perfectos en la nutrición agrícola es que la naturaleza habla por sí sola. Basta con ver el verdor de las hojas y los colores vivaces de cada fruto o tubérculo para comprender que está repleto de las vitaminas y minerales necesarios para su buen desarrollo.

Sin necesidad de mediciones o estudios se puede comprender, como  productor, el estado de salud de un cultivo con la simple observación de su aspecto.

La adecuada nutrición de los cultivos es imprescindible; deficiencias en ella generan un desperdicio de tiempo, esfuerzo y dedicación, un campo cuya capacidad no se aprovecha al 100% y, por supuesto, pérdidas monetarias.

Dicho esto, antes de producir resulta indispensable estudiar muy bien el cultivo al que se desea dar vida, comprender las virtudes del espacio en donde deberá desarrollarse y, por sobre todo, hacer uso de los mejores compuestos para fortalecer sus bondades. Una vez hecho esto, no habrá problema con obtener la mejor de las cosechas, con alimentos 100% óptimos para el consumo, venta local y exportación.

En conclusión, los micronutrientes en las plantas son vitales para su desarrollo, a pesar de ser requeridos solamente en pequeñas cantidades. Recuerda que puedes aportarlos de manera orgánica -como con el uso de humus de lombriz– y puedes preservarlos llevando a cabo buenas prácticas agrícolas, como la rotación de cultivos y moderando el uso de agroquímicos dañinos.

En otro artículos, revisaremos a los macronutrientes.

 bannererp-693x101-3