Exportador Agrícola: Primeros Pasos

Tiempo de lectura: 4 minutos

Durante años, la industria agrícola ha trabajado de la mano con el sector alimentario, buscando no solo la manera de ayudar a cientos de productores independientes alrededor del mundo, sino también planteando reglas, códigos y normas que les guíen en sus prácticas de producción y exportación.

Así, el camino de emprender su negocio resultará más sencillo, pero sobre todo seguro en materia de legalidad y cumplimiento de requisitos en tal mercado o plaza. Ahora, no solo las leyes son lo necesario de aprender en esto, sino también el orden en que se han de procesar las buenas prácticas agrícolas, para obtener grandes beneficios en un futuro. Y si aún no posees una idea de cómo han de llevarse, no te preocupes, pues las discutiremos a continuación.

Fijación del responsable en el sistema productivo

Debido a que el sistema productivo es la clave para que la producción agrícola marche óptimamente, resulta necesario contratar a un supervisor, que se mantenga al tanto de todo lo referente a materia prima, maquinaria y trabajadores; así, se podrá controlar cada detalle del negocio y hacer un cálculo adecuado del pronóstico de metas que se han de obtener con la exportación.

Carteles, reuniones, consensos y mesas redondas son parte de la metodología que este ha de emprender, y que son necesarios para establecer horarios a cada trabajador, así como para ingeniar talleres de capacitación y delegar funciones según el grado de experiencia con que cuentan los mismos.

Adquirir material según lo acorde a la ley

Una de las normas más estrictas que se dan en el mercado de explotación agrícola tiene que ver con la compra de semillas según los códigos legales. No pueden ser sembradas aquellas que no aparezcan en los estatutos, pues por lo general las autorizadas necesitan contar con una capacidad genética de resistencia a fertilizantes o plaguicidas.

De no ser permitidos, el exportador deberá olvidarse de sacar provecho a ciertos tipos de cultivos, para evitar desperdiciar tiempo y recursos en ellos.

Estudio de la Zona Productiva

El área de producción primaria siempre necesitará ser estudiada. De su condición dependerá que el trabajo de meses valga realmente la pena y, por sobre todo, pueda exportarse una gran cantidad de rubros.

Densidad, alrededores, (territorio minero, cultivos feed lot) y la posible presencia de riesgos microbianos en la tierra son unos de los puntos a analizar a la hora de comenzar a preparar el terreno, al igual que la posibilidad de tragedias ambientales en el mismo. Esto porque la idea es sembrar en un lugar firme y lleno de bonanza, en donde los frutos no se mantengan amenazados.

Luego de ello, se podrá dar paso a la fijación de cuadros o metros para la realización de caminos relajados que den cabida a la salida y el flujo del agua para riego.
banner-blog-agricultura
 

Seguir las normas de labrado

Otra norma importante para las buenas prácticas agrícolas es respetar los artículos de labrado, en los cuales se determina la forma correcta en que ha de ararse, fertilizarse y dividir la tierra. Por lo menos, existen promedios para establecer los canales de paso entre siembras, siendo los más comunes aquellos de 100 cm. La idea es que se pueda evitar la activación erosiva en los mismos y, por sobre todo, la descomposición y sequía de la cosecha.

Utilizar abonos verdes

Una tierra amada es generosa, y si se desea que la propia resulta de tal forma es más que necesario crear drenajes para su riego, así como esparcir abonos 100% verdes, para que se mantenga un nivel de producción completamente orgánico.

Si bien existen muchísimos en el mercado, el uso de estiércol o hummus son más que adecuados para evitar cualquier tipo de contaminación en los frutos, y mantenerlos libres de agentes químicos ácidos que pudieran, con el tiempo, destruir la cadena de nutrientes que contienen los alimentos.

Estudiar químicamente los suelos

A medida que se van sembrando los cultivos, resulta necesario realizar un examen clínico de los suelos. De esta manera, se podrá determinar el tipo de fertilizantes a utilizar y la dosis a aplicar. En este artículo, aprenderás a identificar la fertilidad del suelo agrícola. Prevenir cualquier daño orgánico nunca está de más, y menos cuando la ley de cuidados de la tierra a nivel mundial exige tal cláusula.

Cuidar del producto final siempre será indispensable, pues el mismo será exportado a diversos lugares para servir como alimento de millones de consumidores. Cabe resaltar que aquellos productos nitrogenados no deben utilizarse en altas dosis en los cultivos, pues podrían provocar daños en la producción.

Estudiar el agua de riego

Comúnmente, el productor y exportador agrícola novato ignora los cuidados que deben tenerse en el agua de riego, pues se cree que el líquido únicamente aporta beneficios. Lo cierto es que el mismo viaja a través de canales en los que puede existir una contaminación, que bien podría afectar la producción agrícola.

Realizar un análisis fitoquímico del agua de riego nunca estará de más, así como un análisis microbiológico en cada área de cultivo.

Manejar la maleza

Los cultivos con maleza no son saludables ni permitidos; por ello, es necesario mantenerlos siempre libres de esta.

Arar el terreno continuamente y colocar mulching en cada fila de las semillas son métodos eficaces para evitar su crecimiento. En este artículo encontrarás todo lo que necesitas saber sobre esta técnica.

Controlar las plagas

Llevar mensualmente un control de plagas es uno de los cuidados más requeridos para el bienestar de tus cultivos. De esta manera, disminuirás drásticamente el riesgo de contaminación de los mismos, junto con la destrucción por causa de animales o roedores.

Ahora, de ello también depende que como exportador se otorguen permisos para la comercialización de cada fruto obtenido, de modo que más de un preventivo es un requisito indispensable.

Un método que puedes utilizar es el control biológico de plagas. Si te interesa, puedes aprender un poco más acerca de esta técnica en nuestro artículo Control Biológico de Plagas: Principales métodos y beneficios.

Sin duda, estatutos necesarios para un control adecuado dentro del negocio del cultivo, bases que en un futuro permitirán el alcance del éxito.