EL USO Y MANEJO CORRECTO DE FERTILIZANTES Y PLAGUICIDAS

Tiempo de lectura: 5 minutos

Sigue estas recomendaciones y obtendrás grandes beneficios en tu producción agrícola.

En este artículo hablaremos de un tema de gran importancia: el uso correcto de fertilizantes y plaguicidas. Y es que, cada año, en nuestro país, se pierden grandes cantidades de cultivo debido al mal uso de fertilizantes, así como por el uso indiscriminado de plaguicidas y otros productos agroquímicos. 

Por eso, antes de aplicarlos, debemos tener  conocimiento que nos permita su correcto uso, con el propósito de salvaguardar nuestra producción y cosechas garantizando la inversión que hemos realizado.

Recuerda que, además, algunos de estos productos pueden tener serias consecuencias para nuestra salud, así que no escatimes en la seguridad de tus trabajadores. Por ejemplo, es importante que sepan hacer el triple lavado del plaguicida o envases donde haya estado resguardado algún químico .

Fertilizantes

Todas las plantas necesitan el equilibrio adecuado de minerales y otros nutrientes para poder crecer. De este modo, los fertilizantes son todas aquellas sustancias —orgánicas o inorgánicas— que se transforman en elementos asimilables para las plantas. 

Y es que, conforme las plantas se desarrollan, se van alimentando de los nutrientes que hay en el suelo hasta agotarlos. Por eso es que, cada cierto tiempo, debemos incrementar el contenido de estos nutrientes para que el sustrato sea de mejor calidad y estimule adecuadamente el crecimiento de nuestros cultivos.

Ahora bien, las necesidades nutritivas varían dependiendo de cada cultivo y del grado de fertilización del suelo. Por eso, lo más recomendable es hacer siempre un abonado equilibrado, considerando los tres macronutrientes básicos: nitrógeno, fósforo y potasio (N-P-K).

Además existen otros elementos secundarios como el calcio, el magnesio, el hierro, el sodio, el azufre, el zinc y el manganeso, que también son  de gran importancia para el desarrollo de las plantas.

Uso adecuado de fertilizantes

Una correcta aplicación de nutrientes busca maximizar la absorción del cultivo y, al mismo tiempo, reducir el impacto negativo sobre el agua, el suelo y el aire.

Para ello debemos:

Elegir el fertilizante correcto. Aquel que cubra las necesidades específicas de determinado cultivo. La elección correcta del fertilizante depende del tipo de cultivo, la calidad del sustrato y las condiciones climáticas.

Aplicarlo en el momento adecuado. La aplicación de nutrientes obedece a los requerimientos específicos de nuestro cultivo. Por tanto, debe programarse de tal forma que los nutrientes estén disponibles para la planta en el momento en el que los necesita.

Se recomienda hacer una fertilización gradual o por etapas. Las cantidades deberán ir aumentando o disminuyendo conforme nuestras plantas se desarrollen. 

Haz un uso racional del fertilizante. La nutrición eficiente garantiza una mayor producción, mayor rentabilidad y menos degradación de suelos y aguas. 

Determina la dosis exacta. Se recomienda que, dos meses antes de la siembra, tomes muestras del sustrato para analizar su calidad y determinar cuál es el nivel de fertilización. Esto te permitirá adecuar la cantidad de nutrientes de forma específica. 

Recomendaciones

  • Los fertilizantes son mucho mejor acompañados de abonos orgánicos. 
  • Un buen sustrato debe contener minerales, materia orgánica y microorganismos. Los dos primeros son fáciles de añadir mediante fertilizantes, mientras que los últimos requieren de sustancias regeneradoras como el humus de lombriz, que es bastante eficaz. 
  • Los fertilizantes no se deben aplicar durante el día. Es mejor aplicarlos por la noche o muy temprano por la mañana.
  • El momento adecuado para fertilizar es cuando nuestros cultivos están en fase de crecimiento, podemos basarnos en herramientas como las gráficas de absorción de nutrientes ya que el momento adecuado depende del tipo de cultivo.
  • No se recomienda colocar fertilizante si el suelo se encuentra muy seco. Lo mejor es regar antes de aplicarlo, permitiendo que el agua disuelva mejor los nutrientes para que el sistema radicular lo absorba fácilmente.

Consecuencias del mal uso

El uso indiscriminado de fertilizantes puede llegar a ocasionar problemas como la salinización del suelo,  degradación y contaminación del agua subterránea.

Por ejemplo, el nitrógeno (urea) nunca debe aplicarse en invierno, o en momentos donde haya mucho frío, ya que hace la planta más sensible al frío, al ser un fertilizante con efecto enfriador.

Uso correcto de plaguicidas

Los plaguicidas, como su nombre lo indica, son sustancias que nos ayudan a combatir y prevenir aquellas plagas y enfermedades que ponen en riesgo nuestros cultivos. 

No obstante, es fundamental extremar la precaución, ya que un mal manejo puede afectar nuestra salud y dañar el medio ambiente.  

A continuación, algunos consejos útiles

  • Compra tus productos plaguicidas en establecimientos de confianza, que estén autorizados y certificados.
  • Transpórtalos de manera segura. Nunca los lleves en los asientos ni cerca de personas, animales, alimentos o ropa.
  • Almacénalos en un lugar apartado y seguro, lejos de niños y animales. Un lugar exclusivo y aislado.
  • Recuerda que las sustancias pueden ser altamente tóxicas. Pueden ingresar al cuerpo por distintas vías y causar intoxicación. Por lo mismo, es importante que al manipularlos uses equipo de seguridad adecuado: careta, guantes, traje protector impermeable, mascarilla, gafas, botas y un delantal para preparar la mezcla.
  • Prepara el producto en un área designada para ello, cerca del campo de cultivo.
  • No olvides leer la etiqueta y usar siempre la dosis adecuada, exceder las dosis puede ocasionar problemas graves tanto para las personas que están en contacto con los producto como las propias plagas, que pueden generar resistencia.
  • Aplica el plaguicida por la mañana o por la tarde, evitando horas de calor intenso, con lluvia y  viento.
  • Rocía siempre en la misma dirección del viento.
  • Terminado el contenido realiza el triple lavado del envase de plaguicida.
  • Perfora el envase de modo que ya no pueda ser utilizado. Guárdalo en un lugar seguro, siempre alejado de niños y animales.
  • El envase permanecerá en este centro de acopio temporal hasta que sea entregado a la empresa que se encarga de recolectar residuos tóxicos. 
  • Al finalizar, lava el equipo de protección por separado de la ropa común.
  • Báñate, ponte ropa limpia y lava la ropa usada durante la aplicación.

Cómo realizar el triple lavado

Para realizar el triple lavado de agroquimicos  sigue estos pasos:

  1. Agrega agua limpia, llenando un cuarto del contenido del envase. 
  1. Agita treinta segundos con el envase cerrado.  
  1. Vierte el contenido en el tanque pulverizador y deja escurrir por treinta segundos. 
  1. Lava las tapas en una corriente de agua durante treinta segundos.
  1. Realiza este proceso tres veces.

Conclusión

El uso responsable de fertilizantes y plaguicidas es de vital importancia para reducir el impacto negativo en el medio ambiente, así como para mejorar la calidad de nuestros cultivos.

De igual forma, es fundamental que, como productores, siempre busquemos alternativas sustentables que nos permitan reducir el uso indiscriminado de agroquímicos.

No olvides, además, que la prevención y la seguridad son indispensables. Fomenta el buen uso de plaguicidas y fertilizantes en tu plantilla de trabajadores, y asegúrate que se extremen precauciones en todo momento. Contar con el equipamiento necesario evita accidentes y puede salvar vidas.

Monitorear nuestros cultivos a todo momento nos puede ayudar a prevenir la presencia de seres indeseables en nuestros cultivos.

Conoce la solución Agroware y cómo con su ayuda podrás estar pendiente de tu rancho, finca o invernadero en todo momento.

Visita Sistema agrícola y conoce más sobre Agroware.