Principales Plagas de la Fresa y Métodos de Control Recomendados

Tiempo de lectura: 11 minutos

Como todo cultivo de alto, las frutillas requieren de un monitoreo y control de plagas. Es recomendable, para poder mantener un buen control de plagas de la fresa, aplicar diversos tipos de métodos que cumplan con las características del manejo integrado de plagas.

En este artículo revisaremos cuales son las principales plagas de la fresa en México y qué métodos se recomiendan para su control.

Principales plagas de la fresa

Los cultivos de fresas son atacados por una variedad de plagas, que van desde ácaros, gusanos, arañas, larvas y pulgones.

Para comenzar el artículo, mencionaremos son las plagas más comunes en los cultivos de fresas, sus principales y daños ocasionados, como las características más efectivos para combatirlos.

Se identifican 6 principales plagas en cultivos de fresa:

  • Araña de dos manchas
  • Gallina ciega
  • Gusano cogollero
  • Gusano del fruto
  • Trips
  • Pulgones

Araña de dos manchas (Tetranychus urticae)

Se trata de la plaga más abundante en los cultivos de fresa; de hecho, es tan fuerte que puede destruir plantaciones completas en cuestión de días; de no tomarse las medidas de control pertinentes.

Los ácaros de esta araña, hacen su aparición alrededor del mes de octubre o cuando finalizan las lluvias cuando, la temperatura su reproducción se reduce; pero a marzo partir, e incluso antes, cuando suben las temperaturas, mucho en número en número. Los adultos tienen la particularidad de residir en otras plantas cercanas, que le sirven de hospedero.

Araña roja (Tetranychus urticae )

La araña de dos manchas pone unos huevecillos esféricos muy pequeños, los cuales al principio son cristalinos y cuando maduran adquieren un aspecto lechoso. El período de desarrollo de los huevecillos dura entre 4 a 6 días, todo depende de la temperatura y los niveles de humedad. Cuando salen las ninfas son muy transparentes, pero inmediatamente comienzan a succionar la planta; a los pocos días ,su cuerpo se endurece y llegan a la adultez, se aparean, comienzan a reproducirse, y así comienza nuevamente su ciclo.

Los daños principales los ocasionan las ninfas y adultos del ácaro, ya que escarifican y chupan la savia de las hojas por medio de su aparato bucal. Esto hace que las hojas se tornen amarillentas al principio y posteriormente color café.

El daño más grande que ocasiona la araña de dos manchas es una reducción considerable del rendimiento de la planta, lo cual se ve reflejado en frutos de tamaños reducidos.

Al no ser controlados, los ácaros forman grandes colonias, que producen manchas amarillas en las hojas. Cuando la infestación es de mayor escala las hojas se tornan rojizas, el follaje eventualmente se torna color café, secándose y produciendo el agotamiento de la planta. Sin embargo las plantas más fuertes y vigorosas son menos afectadas por la araña.

Controles para la araña de dos manchas

Lo primero es un monitoreo minucioso y permanente, para conocer los niveles de proliferación de la plaga. Es de tomar en cuenta que esta plaga puede ser movida por el viento de una planta a la otra, igualmente los adultos tejen telarañas para trasladarse entre las plantas.

Los tratamientos en primer término deben ser de control biológico, usando enemigos naturales de la plaga. Este ha demostrado ser un método de alta efectividad, siempre que se tenga conocimiento sobre la fauna nativa. Entre los predadores naturales de la araña de dos manchas se encuentran algunos ácaros, el escarabajo negro, la chinche ojona, la chinche pirata, y la chinche damisela.

Si los controles biológicos resultaran no ser efectivos y la proliferación de ácaros se llegara a salir de control, se deberá acudir a un tratamiento con plaguicidas químicos, usando acaricidas que no afecten a la fauna benéfica de insectos.

Gallina ciega (Phyllophaga spp.)

Se trata de un insecto considerado como peligroso. Sus daños son causados por las larvas que pueden llegar a alcanzar los 3 centímetros, tienen aspecto rugoso, color blanco y cabeza grande color café, poseen grandes mandíbulas y cuando están reposando adoptan una forma arqueada similar a la letra C.

Su ciclo de vida inicia a comienzos del mes de junio, cuando las hembras depositan sus huevos a poca profundidad, muy cerca de las raíces de la maleza o los cultivos. En pocos días los huevos maduran, emergiendo las larvas que comienzan a alimentarse durante los próximos 4 meses, principalmente de las raíces. Pueden llegar a encontrarse hasta a un metro de profundidad, donde crean los refugios para permanecer allí en reposo hasta un nuevo período de lluvias.

Gallina ciega (Larva de phyllophaga spp.). 

El principal daño causado por esta plaga es el deterioro de las raíces en las plantas de fresa, el cual se incrementa durante el período de lluvias por los cambios de temperatura y niveles de humedad. Esto las lleva a alimentarse de las raíces de modo voraz, hasta alcanzar la adultez donde su tamaño puede llegar a los 3 centímetros de longitud. Cuando pasan las lluvias y las temperaturas suben ellas nuevamente vuelven a reposar en el pupario.

Controles para la gallina ciega

El principal método de control de esta plaga son en primer término, el barbecho profundo del terreno, lo cual destruye la mayoría de las larvas y pupas, al dejarlas expuestas a expensa de los depredadores naturales. Por otro lado es muy importante aplicar inundación al suelo, durante 30 días, estos métodos son muy efectivos en eliminar las larvas totalmente.

En caso de no haberse realizado en entarquinamiento del suelo, se podría tratar químicamente, sólo si no hay otra alternativa, usando con mucha reserva insecticidas granulados o en forma líquida en el agua de riego.

Gusano cogollero (Spodoptera frugiperda)

Esta plaga nace de palomillas nocturnas, de color café claro, y miden hasta 2 centímetros de longitud, sus alas forman como tejados cuando está en reposo. En la época de lluvias las larvas se alimentan de las malezas cercanas al cultivo, posteriormente a mediados de octubre, se aparean y las hembras entran al cultivo de fresas a depositar sus huevos, los cuales están cubiertos de escamas en grupos de 50 o más, cada hembra pone hasta 200 huevos, estos huevecitos son de apariencia cristalina.

A los pocos días los huevos adquieren un color blanco cremoso, eclosionando, de donde emergen las larvas, las cuales tienen conducta canibalística, comiéndose entre ellas, sobreviviendo unos pocos individuos, los que inmediatamente se dirigen a los cogollos de las plantas, donde se alimentan y protegen durante un par de semanas. Posteriormente las larvas desarrolladas caen al suelo, formándose la crisálida que demora de 5 a 8 días en madurar, oculta en las hojarascas. Después de transcurrido ese tiempo los adultos emergen iniciando así otro ciclo reproductivo.

Gusano cogollero (Spodoptera frugiperda ). La foto es cortesía de NCSU Plant Disease and Insect Clinic.

El principal daño creado por las larvas, es que se alimentan de los cogollos tiernos de las plantas, y se ocultan entre los pliegues de los cogollos, lo que dificulta su localización. La evidencia del efecto de las larvas, se ven en las perforaciones encontradas en las hojas de los cogollos. Si el daño es más profundo al cabo de pocos días, se notan rasgaduras en las hojas, lo cual causa retardo en el desarrollo de las plantas. Si se trata de la variedad de fresas de cogollos cerrados, el daño puede ser aún mayor.

Controles para el gusano cogollero

Lo primero que debe hacerse antes de aplicar los tratamientos, es monitorear para conocer la densidad de la población, para determinar el tipo de tratamiento a ser colocado. Si se trata con insecticidas químicos, se debe procurar usar insecticidas que sean poco agresivos contra los insectos benéficos.

También hay productos biológicos altamente efectivos, como es el caso del Bacillus thuringiensis, el cual está probado como ser altamente eficaz en contra de las larvas de la palomilla nocturna, a la vez de resultar inocuo para la fauna de insectos benéficos para los cultivos.

Gusano del fruto (Helicoverpa zea)

Este insecto permanece invernando en el suelo, en forma de pupa, para emerger en primavera como adultos y colocar sus huevos en las plantas hospederas. Los adultos son palomillas color café grisáceo, las cuales se mantienen activas entre la tarde y la noche. Ponen huevos blancos los cuales depositan en el revés de las hojas o dentro de los frutos.

Helicoverpa Zea (Gusano del fruto). La foto es cortesía de Forestry Images.

El principal daño ocasionado por este gusano, lo producen las orugas que se alimentan del fruto contaminándolos, llegando a perforarlos, haciendo surcos y túneles en ellos. Este insecto puede afectar a otros cultivos, por lo que puede emigrar de un cultivo a otro. Por eso es considerado una plaga nómada.

Controles para el gusano del fruto

El primer recurso que se debe activar es un monitoreo riguroso y preciso, el cual permita detectar la presencia de la plaga desde sus fases iniciales. Lo más recomendable es trabajar con insectos que sean predadores naturales del gusano, como la chinche ojona, la chinche damisela o las avispas parasitoides. Si estos no logran controlar la población de la plaga, se puede usar por aspersión, Bacillus thuringiensis, un producto biológico muy efectivo, y cuya incidencia en los insectos benéficos es nula.

Trips de las flores (Frankiniella occidentales)

Se trata de una plaga poco frecuente en los cultivos de fresa, sin embargo dependiendo de la región de las plantaciones, esta puede tener una mayor o menor recurrencia.

El principal daño a la fresa, es que le produce agarrotamiento al fruto, no se han determinado sus enemigos naturales, y generalmente desaparece cuando se aplican tratamientos para otras plagas.

Trips (Frankliniella Occidentalis). La foto es cortesía de Bug Guide.

Generalmente se encuentran localizados alimentándose de las flores, de manera dispersa, por lo que no se conoce un mayor daño en las plantas, se estima que las poblaciones sean de 8 a 10 por flor, y se sabe que también se alimenta de ácaros.

Controles para el trips de las flores

Previo a la plantación, es muy importante tratar correctamente los restos vegetales y llevar a cabo labores de desinfestación, pues el ciclo biológico del trips ocurre en el suelo.

También se recomienda utilizar cultivos trampa. Plantar ciertas especies a una distancia prudente del cultivo de fresas, especialmente aquellas que son de color amarillo, es preciso, puesto que este insecto tiene preferencia por estos.

El riego adicional y la nebulización del agua reducen las poblaciones de este insecto, pues crean un ambiente no favorable para su desarrollo.

Actualmente, las chinches del género Orius, o “chinches piratas”, son la base del control biológico de trips.

Por último, si tu trabajas con agricultura protegida, asegúrate de colocar mallas antitrips.

Pulgones (Chaetosiphon fragaefolii, Aphis gossypii y Macrosiphum euphorbiae)

Se trata de una plaga esporádica, aunque dependiendo de la región esta se puede presentar en mayor población. El mayor riesgo es que son transmisores de virus, y como todas las plagas siempre debe mantenerse monitoreada, ya que un crecimiento de la población, puede crear daños a los brotes y hojas tiernas.

Pulgones

Control de los pulgones

Los controles con predadores naturales son altamente efectivos, para erradicar la presencia de pulgones sin necesidad de aplicar productos químicos. La avispilla parasitoide Aphidius colemani se utiliza comúnmente para el control biológico de varias especies de pulgones.

Pulgón de la fresa (Chaetosiphon Fragaefolii ). La foto es cortesía de Forestry Images.

Para concluir, podemos agregar que los mejores métodos para el control de plagas en la fresa son los vinculados al manejo integral de plagas, con procedimientos biológicos, naturales y en beneficio del medio ambiente, respetando la fauna natural  de insectos beneficiosos en los cultivos.

Un adecuado monitoreo permitirá diagnosticar y definir el tipos de control a ser aplicado.

Si tienes cultivos de fresas, mantén un buen monitoreo de las plagas en los mismos, y un conocimiento de los predadores naturales, para favorecer sus poblaciones, en beneficio de las plantaciones.

Métodos para el control de plagas en la fresa

Existen diversos métodos que se pueden usar para el control de plagas en la fresa, la mayoría de los cuales son naturales y biológicos. La alta efectividad de estos métodos está demostrada, y además tienen una incidencia mínima en el medio ambiente.

Igualmente, incluimos como medida para casos extremos el uso de plaguicidas químicos.

Estos son los métodos más comúnmente usados, para el control de plagas de la fresa:

1. Rotación de cultivos

2. Rastreo y barbecho del terreno

3. Períodos de plantación y trampas con flores

4. Nutrición balanceada del suelo

5. Control con plaguicidas químicos

Rotación de cultivos

La rotación de cultivos sin lugar a dudas constituye un método muy efectivo en el control de plagas, sobre todo cuando se hace con cultivos gramíneos como el trigo o la avena, ya que esto rompe el ciclo de plagas frecuentes en la fresa.

Sin embargo, es de tener en cuenta que no es recomendable hacer la rotación con cultivos de tomate, papa, pimiento, berenjena, o cualquier otro de la familia solanácea, ya que las enfermedades que atacan a estos cultivos igualmente afectan a la fresa. Igualmente, los cultivos de la familia cucurbitácea como el pepino, la sandía, el melón, deben ser evitados por las mismas razones.

Rastreo y barbecho

Para le eliminación de larvas y pupas, los métodos culturales de rastreo y barbecho del terreno, resultan muy eficaces, ya que por un lado destruyen una parte de estas y la otra parte queda expuesta como alimento de los depredadores, quienes completan el trabajo.

 El barbecho permite exponer a las plagas a sus enemigos naturales y los efectos climáticos. La foto es cortesía de Punto Agro.

Períodos de plantación y trampas con flores

Cuando la plantación se hace, siguiendo el método del período justo para plantar, esto trae como consecuencia positiva, una disminución considerable de las plagas en las plantaciones, principalmente de los ácaros.

El uso de trampas hechas con flores como el girasol o amaranto, hacia las periferias de los cultivos, es muy eficaz ya que al ser hospederos de muchos insectos como arañas, mosquitas blancas y pulgones, hacen que estos se alejen de los cultivos, además de ayudar en la reproducción de insectos benéficos como el chinche pirata, avispas, crisopas, entre otros, quienes llevan a cabo el control natural de las plagas.

Barrera natural para el control de plagas

Nutrición balanceada del suelo rica en calcio y potasio

La calidad de los nutrientes del suelo es de suma importancia, ya que ayuda a mantener los niveles óptimos de pH, lo que coadyuva en el control de plagas.

Dicha nutrición debe estar bien balanceada principalmente rica en calcio y potasio, ya que estos nutrientes promueven el crecimiento celular de los frutos, lo que los hace mucho más resistentes a las plagas, si se usan fertilizantes nitrogenados, éstos hacen que las plantas se vuelvan más susceptibles a los hongos, ya que los niveles de pH son más bajos.

Fertilización en fresa

Control con plaguicidas químicos

Este método debe usarse como última opción, dentro del control de plagas en la fresa, y sólo debe aplicarse en caso extremo, después de haber agotado los recursos mencionados anteriormente, si la situación en cuanto a la proliferación de las plagas se sale de control, no queda más remedio que usar plaguicidas químicos, sin embargo hay algunas consideraciones que se deben tener muy en cuenta.

Por un lado considerar el hecho de que las plagas, actúan con mayor fuerza en períodos específicos del año, y en función de esto, tratar de aplicar plaguicidas que no afecten en gran medida la población de insectos benéficos.

Continua leyendo -> Tips para un cultivo de fresas de alta calidad