Tips para elegir un sistema de riego

Tiempo de lectura: 3 minutos


Los mejores tips para elegir un sistema de riego definitivamente deben de venir de los agricultores y técnicos más experimentados, por eso te compartimos algunos que hemos recabado a lo largo de nuestros años con el sector de producción agrícola.

A estas alturas hemos ya tomado la decisión sobre que cultivos trabajar y dónde hacerlo, ahora bien, nos falta elegir el sistema de riego que se encargue de proveer el agua necesaria a nuestra cosecha. Como hemos hablado anteriormente, a pesar de que existen diferentes sistemas de riego, todos ellos trabajan sobre un mismo objetivo: distribuir  el agua y nutrir a las plantas. La pregunta aquí es ¿Qué debo entonces tomar en cuenta para elegir entre varias opciones de sistemas? Hoy respondemos a esto.
Buenas prácticas    
Antes de seleccionar, debemos comprender que las buenas prácticas son indispensables, entendemos por buena práctica un manejo tal que los recursos implicados (agua, suelo y cultivo) permitan la perduración de éstos en el tiempo en suficiente cantidad y calidad. Para conseguirlo es necesario cubrir los siguientes objetivos:

  • Planificar los cultivos en función de un buen cuidado del agua, evitando desperdicios.
  • Conocer las características del suelo en relación con el agua (capacidad, velocidad de infiltración, etc.)
  • Conocer la calidad de agua de riego (salinidad, contaminantes, etc.)
  • Garantizar la máxima eficiencia de la aplicación, evitando pérdidas en el transporte y regando en condiciones ambientales óptimas.

A la hora de regar se deberá seguir un proceso lógico de toma de decisiones, tendente a asegurar que se aplica una cantidad de agua lo más justa posible para cubrir las necesidades de cultivo en función de las limitaciones de la instalación de riego.
Seleccionando el mejor sistema
Una vez que le hemos dado la importancia necesaria a las buenas prácticas de riego, es momento de determinar cuál es el mejor sistema para las condiciones de nuestro cultivo. A continuación presentamos los puntos clave que te ayudarán en esta elección:
Condiciones del terreno
Nuestro sistema de riego debe adaptarse a las condiciones del terreno en donde cultivemos, existen diferentes tipos, los hay planos, semiplanos y hasta con gran pendiente. La topografía del terreno nos indicará el sistema que permita una distribución ideal del agua.
Necesidad de agua para el cultivo
Las raíces de las plantas toman agua de la tierra para su crecimiento y supervivencia. No obstante, la mayoría de esta agua se escapa en forma de vapor por las hojas de las plantas a través de la transpiración.
Desde una superficie abierta de agua, que se puede encontrar tanto en la tierra como en las hojas de las plantas, el agua escapa directamente por evaporación. La necesidad de agua de un cultivo se conoce como “evapotranspiración”, donde se suman la transpiración y la evaporación. Esta necesidad de agua se suele expresar en mm/día, mm/mes o mm/temporada. Para los cultivos, el agua utilizada y la pérdida por evapotranspiración es esencial para lograr buenos cultivos de calidad.
Eficiencia de riego
Se refiere a la relación de agua utilizada benéficamente en los cultivos y el agua total utilizada en la práctica de riego. Te dejamos algunos porcentajes sobre la eficiencia de los diferentes sistemas:

  • Inundación: 40-65%
  • Aspersión: 80-85%
  • Micro aspersión: 85-90%
  • Goteo: 90-95%

Calidad de agua
El agua de riego suele provenir de las siguientes fuentes:

  • Aguas pluviales
  • Agua en superficie
  • Agua subterránea

En cada caso, el agua ha absorbido una serie de materiales, minerales, sales patógenas y biocidas por el camino. Dependerá de la capacidad de trabajo con cada tipo de agua de cada sistema de riego. En algunos casos la eficiencia del sistema puede disminuir y en otros taponar orificios.
Se ha demostrado que el uso racional del riego permite alcanzar un alto nivel de rendimiento en el cultivo y para obtener estos estándares la correcta administración de agua es fundamental. Analicemos las características de los diversos factores que intervienen en el desarrollo de nuestros cultivos y seleccionemos nuestro sistema de riego ideal para lograr satisfacer las necesidades de la cosecha 🙂