Cadenas de suministro de alimentos| Principales retos ante el Covid19

Tiempo de lectura: 3 minutos

Las cadenas de suministro de alimentos siguen experimentando una alteración en sus operaciones normales, como no se había visto nunca antes en la historia. Y esto, a pesar de que, ya han pasado meses desde que comenzó la pandemia de Covid19.  Hay fabricantes que se han visto obligados a detener sus procesos de producción. A otros se les ha reducido la demanda; mientras que algunos han experimentado crecimiento. Todo esto plantea grandes e importantes retos.

La mayoría de las personas están, al presente, enfocados en lo que está sucediendo en su entorno cercano. Las preocupaciones principales vienen dadas por aspectos como: salud, familia, seguridad laboral y relaciones interpersonales. Sin embargo, el impacto financiero a todos los niveles es inmenso. Y no tenemos idea del tiempo que tomará llevar todo a un nuevo nivel de normalidad, incluida la producción y distribución de los alimentos.

Principales retos afrontados por las cadenas de suministro de alimentos

La pandemia ha llevado a los expertos en ciencia y tecnología de alimentos a analizar las rutas de propagación del SARS-COV-2. El objetivo es, por una parte, garantizar el suministro y, por otra, evitar que los productos alimenticios se conviertan en una fuente de contagio. He aquí algunos de los resultados obtenidos hasta la fecha:

Identificación del riesgo

El virus tiene la capacidad de permanecer activo por horas, dependiendo de la naturaleza del material donde se deposite. Por ejemplo: 24 horas en el cartón y hasta 3 días en plástico o acero inoxidable. Se sabe que no actúa en alimentos a altas temperaturas o con un pH bajo (ácido). Sin embargo, los productos refrigerados o congelados y las superficies de los empaques pueden representar un riesgo.

A pesar del aislamiento social y estructural decretado, los trabajadores del sector alimenticio tienen permiso para desplazarse con libertad. La razón es que su actividad es esencial para la vida de los ciudadanos. No obstante, esto los expone ante la enfermedad y los convierte en un riesgo de contagio para otros. Este hecho, unido a la incertidumbre de la duración del evento, representa un trance inmenso al suministro de productos a  mediano plazo.

Se teme que aparezcan, en consecuencia, restricciones al despacho y recepción internacional de materia prima. Con lo que podría haber escasez de alimentos y esto conllevaría a trágicas consecuencias.  

Gestión del riesgo

Ya sabemos entonces, que es imprescindible cuidar la salud del personal que labora en cualquiera de los eslabones de las cadenas de suministro de alimentos. Para ello hay que incorporar las buenas prácticas que previenen el contagio entre los individuos. Esto incluye la aplicación de las medidas sanitarias respectivas, de manipulación y contacto, a todos los niveles. Hablamos del lavado correcto de las manos, uso de agentes sanitizantes, tapabocas, guantes, gorros, etc.

Es importante mencionar, el distanciamiento mínimo que debe existir entre las personas. Así como, la higienización adecuada de las áreas de trabajo. El fundamento del éxito de estas acciones se encuentra en el entrenamiento requerido por el personal. Todos deben estar conscientes del peligro al que están expuestos y comprometerse a cumplir con las normas. Esta es una situación en que la responsabilidad es compartida, a partes iguales, entre operadores, repartidores, conductores, supervisores y alta gerencia.   

Gobierno mexicano y las cadenas de suministro de alimentos

En el mes de marzo de 2020, el secretario de Agricultura y Desarrollo Rural se pronunció respecto a esta problemática. Con la finalidad de analizar la situación planteada por la pandemia, respecto a la producción y distribución de alimentos, se reunió con diferentes personalidades del sector. De la reunión de trabajo se pudo concluir que:

  • Para el Gobierno mexicano es prioritario coordinar los esfuerzos, con productores, distribuidores y comercializadores, para garantizar los procesos. Así, se asegura de que las cadenas de suministro de alimentos estén activas y continúen siendo eficientes.
  • Los sistemas de inspección y certificación que atienden a los productos alimenticios importados y exportados, mantienen sus esfuerzos para garantizar su inocuidad.
  • Se presta especial atención a la salud y los cuidados especiales requeridos por los trabajadores del sector agroindustrial. De manera que, estas personas no se enfermen, ni contaminen los alimentos que manipulan.

Ese mismo día, se creó un grupo de trabajo para establecer y cuidar de que se cumplan los protocolos sanitarios. Esto involucra a cada una de las operaciones o actividades de las cadenas de suministro de alimentos. E incluye a representantes de la industria privada y de las autoridades gubernamentales. También este equipo atenderá que se mantenga activa la logística del transporte hacia y desde las plantas manufactureras. Así como, el abastecimiento de los locales que expenden al consumidor final.

Por Gladys Josefina G.