Principales síntomas que debes monitorear en tus cultivos agrícolas

Tiempo de lectura: 3 minutos

Identifica los síntomas y previene el daño a tus cultivos

Existen desórdenes fisiológicos ocasionados por inadecuadas condiciones del medio ambiente, temperatura, humedad relativa, luz, fallas en la nutrición o una incorrecta aplicación del riego que podrían afectar tu cultivo de tomates. Te presentamos  los síntomas de 6 principales desórdenes que te ayudarán a tomar medidas correctivas a tiempo:

  • Enrollamiento de hojas
    Es ocasionada por bajas temperaturas entre 7° y 10° C, o por podas severas: Ocurre el enrollamiento de los foliolos a manera de acucharamiento de las hojas, que inicia en la parte basal y avanza hacia el ápice la planta, acompañado de una coloración púrpura en las nervaduras del envés de las hojas jóvenes.
  • Pudrición apical del fruto
    Se le atribuye a diversos factores, tales como: estrés de agua (exceso o sequía), deficiencia de calcio, elevada salinidad, desbalance de nutrimentos en la nutritiva o una combinación de estos factores. La necrosis apical aparece al principio como manchas de agua en la base del fruto, el cual tiene un color verde acuoso, gradualmente cambia a café obscuro y la lesión se hunde a medida que el tejido pierde agua.
    Para evitar este desorden fisiológico, hay que seleccionar cultivares que muestren menos susceptibilidad, mantener un uniforme crecimiento de las plantas, disminuir las fluctuaciones en el suministro de agua, mantener adecuados niveles de calcio en la solución nutritiva, particularmente en la etapa de fructificación y maduración.
  • Cara de gato
    Es causado por temperaturas menores a 10° C; Consiste en la deformación de los frutos, con la apariencia de la cara de un gato. También la deformación del fruto es ocasionada por una deficiente polinización, por ello es necesario contar con un sistema eficiente de polinización, que se logra por medio del movimiento de las plantas a través del sistema de tutorado, o bien con el uso de una aspersora motorizada que impulse aire solamente, también con el uso de ventiladores que al circular el aire mueven la planta.
  • Rajaduras del fruto
    La presencia de rajaduras radiales hacia afuera de la parte terminal del tallo del fruto o pedúnculo y hacia su parte baja, esto ocurre casi siempre a la maduración, unos días antes del cambio del color rosa a rojo, debido a cambios bruscos en la humedad suministrada a las plantas o por grandes diferencias entre las temperaturas del día y de la noche.
  • La prevención consiste en la selección de variedades tolerantes al problema, y evitar altas temperaturas, una adecuada proporción de fertilizantes y mantener una consistente humedad para evitar periodos de estrés.
  • Quemaduras de sol y frutos color naranja
    Estos desórdenes fisiológicos están asociados a altas temperaturas o gran intensidad de luz, para minimizar el problema, se recomienda incrementar la ventilación en días calurosos y sombrear las plantas, no cortar hojas arriba de los frutos. Un gran número de variedades son tolerantes a este defecto. El color naranja de los frutos después que han madurado es atribuido a la inhibición por alta temperatura del pigmento licopeno.
  • Pared gris
    Son manchas irregulares de color verde o amarillo verdoso, que cuando el fruto madura, se ponen de color gris produciendo una maduración desigual. El desorden fisiológico está asociado a condiciones de baja intensidad de luz (días nublados), altas o bajas temperaturas en el medio ambiente y en el suelo, a alto nitrógeno y bajo potasio, y también por compactación del medio de cultivo.  Para evitar el daño cuando la intensidad de la luz sea baja, es necesario aplicar agua y nutrimentos en menor frecuencia, no intentar elevar la temperatura a más de 8° C sobre la temperatura mínima de la noche. De igual manera, la pared gris ha sido asociada a ciertos hongos, bacterias y virus del mosaico del tabaco.

Aunque esta es una lista somera, proporciona las bases de identificación y medidas de precaución para estar alertas ante los diferentes problemas que se pueden presentar en el cultivo de tomates; Es sumamente importante eliminar los frutos dañados para redirigir los nutrientes hacia los frutos más sanos y comercializables, con objeto de mitigar sus pérdidas.