7 Errores Comunes del Agricultor Novato y cómo Evitarlos

Tiempo de lectura: 5 minutos

7 Errores Comunes del Agricultor Novato y Cómo evitarlos 

Ya sea que seamos agricultores o nos encarguemos de asesorar a un grupo de personas que realizan esta labor, es importante detectar a tiempo los desaciertos que están mal puesto que ponen en grave riesgo nuestra productividad.

A continuación hablaremos de los principales errores que se cometen cuando las personas que incursionan con empresas agrícolas 

1.Selección del cultivo o cultivar sin pleno conocimiento de sus características 

Con frecuencia, los agricultores seleccionan variedades de cultivo que no son apropiadas a las características de la región en donde se encuentran o no disponen la infraestructura para el desarrollo óptimo y correcta explotación de las mismas; ya sea por características como el suelo, clima, terreno, ubicación geográfica, etc. o la falta de conocimiento del ciclo de cultivo y sus labores específicas. 

Lo ideal es realizar estudios previos para seleccionar el cultivo que se pueda manejar y adecuar a la zona o región específica donde nos encontramos y el que se adapte a las condiciones que tenemos a nuestro favor.

Fotos de stock gratuitas de arándanos azules, blackberries, comida, frambuesas

 

  1. Desconocer las características químicas y físicas del suelo

El suelo en que se va a cultivar representa los cimientos para una buena producción, cuando nos referimos a sistemas convencionales.

El primer paso será realizar sí o sí un análisis de fertilidad y características del suelo, lo cual representa un gasto que sin duda vale la pena. 

Realizar el análisis te permitirá  conocer la composición exacta del suelo, conocer niveles de nutrientes primarios como: nitrógeno, fósforo y potasio, y de los secundarios, así como el ph. Sin el conocimiento de estos parámetros, tal vez nuestro cultivo no llegue muy lejos y por eso es esencial su realización. 

Otro aspecto importante e involucrado en este punto es el de determinar la pendiente del terreno para realizar una correcta nivelación de este, de este modo se evitará el encharcamiento u otros efectos adversos. 

Fotos de stock gratuitas de arena, arenoso, áspero, mano

  1. Mal uso de fertilizantes

El mal uso de fertilizantes se traduce en pérdidas económicas para el agricultor, afecta la salud del suelo y de todo el ecosistema. 

Es muy común que entre agricultores se comparten recetas de fertilización, sin embargo debemos tomar en cuenta que existen diferencias entre parcelas e inclusive entre metro cuadrado de un área, por ello es mejor tener nuestra propia receta de fertilización previamente calculada y relacionada a nuestro análisis de suelo 

Para cumplir con las buenas prácticas agrícolas al momento de diseñar el plan de fertilización, es necesario considerar la demanda del cultivo y la fertilidad del suelo e incluir el concepto de las 4C, aplicación de la dosis correcta, en el tiempo correcto, en el lugar correcto y utilizando la fuente correcta.

  1. Sembrar en exceso 

Muchas veces nos entusiasmamos tanto con la idea de comenzar de lleno en el sector agrícola que optamos por cultivar diferentes tipos de plantas sin tener tener conocimiento del ciclo de vida de cada una de ellas, por lo que al final terminaron muriendo y el fracaso suele ocurrir. 

Comencemos poco a poco y tengamos paciencia, con el tiempo serán grandes expertos en la materia y  capaces de poder manejar diferentes variedades a la vez.

Fotos de stock gratuitas de adentro, agricultura, agricultura moderna, botánico

  1. Manejo del agua

La frecuencia de riego y la cantidad de agua depende principalmente de: necesidades hídricas de cada planta, clima y tipo de suelo

Por ello es fundamental saber los requerimientos hídricos de nuestros cultivos y tenerlos relacionados con el clima en el que se desarrolle, ya sea en invernadero  o en campo abierto, así como contar con las herramientas que nos permitan saber la cantidad de riego aplicado a nuestro nuevo cultivo, para evitar asfixia por sobreriego o marchitez por falta de agua.

Fotos de stock gratuitas de aéreo, agricultura, agua, al aire libre

  1. No saber los requerimientos de luz del cultivo  

Un exceso de luz provoca un mal desarrollo, puede provocar pérdida del tono de color en las hojas, arrugas y reducción de tamaño y por otro lado una falta de luz provoca la caída de hojas y poco desarrollo de la planta en general. 

Es fundamental tener conocimiento de la cantidad exacta de luz que la planta requiere para no provocar su muerte. Por eso existen técnicas que permiten acomodar las plantas, dependiendo de su tipo de crecimiento, de tal manera que se permite el máximo aprovechamiento de luz.

Otro aspecto que se debe considerar con respecto a la luz en la orientación de los surcos y en caso de que se cuente con un invernadero, también orientarlo a modo de obtener la mayo luz natural que sea posible. 

Fotos de stock gratuitas de agricultura, comida, cosecha, crecer

  1. No detectar a tiempo Plagas y Enfermedades

Como sabemos los cultivos están expuestos a gran cantidad de riesgos que pueden ponerle fin a su correcto desarrollo, uno de los más graves son las plagas y enfermedades que los acechan causando pérdidas considerables. 

Por ello, el diagnóstico, control y seguimiento  de plagas y enfermedades es uno de los retos más importantes en los sistemas de producción de plantas cultivadas. Si no podemos detectarlas a tiempo esto, es posible que arrasen con toda la cosecha y las pérdidas sean irreparables.

Por esta situación lo más recomendable es generar un plan y estrategia de acción para su control apóyate de bitácoras y genera un calendario para realizar muestreos constantes.

Fotos de stock gratuitas de al aire libre, alas, antena, biología

Una solución

Hoy en día se han creado tecnologías que pueden ayudarnos a disminuir y controlar muchos imperfectos en nuestra labor agrícola, como los sistemas integrados que funcionan como apoyo para la gestión de nuestras unidades de producción agrícola.

 

El Software de Gestión Agrícola AGROWARE forma parte de esta innovación ya que funciona como herramienta para integrar información tanto administrativa como de gestión en las actividades productivas propias del campo, mejorando los niveles y permitiendo alcanzar una mayor productividad.

El objetivo es siempre sacar a flote nuestros cultivos de la mejor manera posible. Dejemos de cometer errores y comencemos a obtener una producción de calidad.

Quizás te interese leer 5 Señales que te indican una mala administración Agrícola