7 Cosas que no sabes sobre los suelos salinos

Tiempo de lectura: 4 minutos

Cuando hablamos de agricultura, uno de los factores que quizá siempre esté presente, es el suelo, del cual puede depender la nutrición de las plantas y su desarrollo, hablando de sistemas no hidropónicos. 

Por eso queremos que sepas siete cosas sobre los suelos salinos, para que evalúes mejor tus decisiones y evites pérdida de recursos financieros.

La salinidad siempre será un factor que pondrá en riesgo a tus cultivos, por eso es importante tomarlas en cuenta.

1. Ocupan una superficie mundial de 954 millones de hectáreas.

De acuerdo con la FAO, a nivel mundial, los suelos que son afectados por sales ocupa n 954 millones de hectáreas, de los cuales   un 33% corresponden a superficies cultivadas, y México no es la excepción.


2. Se puede llegar a confundir con una deficiencia nutrimental o enfermedad.

Quizás has notado, que, mientras se desarrolla tu cultivo se presentan síntomas que podrían ser catalogadas como deficiencias, pero, te sorprendes, porque tu llevas un plan de nutrición vegetal muy riguroso. 

Los síntomas que presentan algunas plantas por deficiencia de nutrientes pueden llegar a ser muy similares a las plantas que están sufriendo por encontrarse en suelos salinos, un ejemplo claro es en la forma y color de las hojas, las cuales tienen apariencia rugosa  e inclusive color verde más fuerte de lo normal.

3. La principal causa de salinidad en suelos agrícolas es el agua de riego.

De seguro te has preguntado ¿Por qué tendría que preocuparme por la salinidad del suelo? Pues bueno. la respuesta es más sencilla de lo que pensabas.  

La salinización es un proceso de acumulación de sales en el suelo, suele ocurrir porque el agua transporta sales disueltas, las cuales, al evaporarse el agua, se quedan en la superficie, observándose costras blancas, en los casos más extremos. 

Este fenómeno se observa con mayor frecuencia en las regiones áridas y semiáridas. Así como en áreas irrigadas donde el agua de riego aporta mayores cantidades de sales de las que se encuentran presente en el terreno.


4.¡Cuidado!  Con la conductividad eléctrica de 4 dS m-1  

¿Cuándo debo preocuparme por el exceso de sales en mi suelo?

La respuesta es: SIEMPRE.

Cuando tu suelo tenga una CE (Conductividad eléctrica) en el extracto de pasta,  mayor a 4 dS m-1, SARS menor a 15 y el pH sea menor a 8.5, esto de acuerdo al U.S Salinity Laboratory.

Los cultivos sensibles a la sal se ven afectados incluso a una CE de 1 dS m-1. Como el frijol, la fresa y zanahoria.

Las principales sales solubles son sulfato y cloruro de sodio, calcio y magnesio. También se encuentran pequeñas cantidades de bicarbonatos, y en ocasiones, algo de nitrato.


5. ¿Cómo afectan las sales disueltas mi cultivo?

Cantidades relativamente grandes de sales disueltas en la zona de las raíces dan como resultado una disminución de la capacidad de las plantas para obtener agua adecuada para el crecimiento y por lo tanto se traduce en menor rendimiento o cosecha, e inclusive pérdida total de la producción.

Las plantas que crecen en suelos salinos a menudo parecen estar sufriendo de sequía, presentan atrofias y sus hojas suelen ser de un verde más oscuro de lo normal. Las plantas que se atrofian debido a la baja fertilidas son generalmente de color verde amarillento.

6. El agua, es clave para recuperar un suelo salino.

La recuperación de suelos salinos es una cuestión de calidad de agua y su manejo correcto, se requiere una lixiviación suficiente con agua de buena calidad para eliminar el exceso de sales solubles de la zona de enraizamiento. 

Entonces, el primer requisito para recuperar suelos afectados es un drenaje y riego adecuado. 

Para evitar la salinización de las tierras de regadíos, se puede aplicar un incremento de agua por encima del requerido, debe pasar a través de la zona de las raíces para mantener la salinidad del suelo dentro de los límites de tolerancia del cultivo.

7. Rescatar un suelo salino con ayuda de las plantas, es posible.

Muchos no saben, pero, gracias algunas de las prácticas de manejo recomendadas para suelos salinos, especialmente para ayudar a controlar la filtración salina, incluyen el uso de acolchado, plantar áreas de recarga con cultivos de alto requerimiento de humedad, así como áreas de descarga con cultivos tolerantes a la sal, y quizas lo mas practico, el aporte de materia orgánica en forma de composta.

Un anfitrión ideal 

Los suelos representan un papel muy importante en nuestros procesos de producción, el no cuidarlos adecuadamente puede generar daños significativos a nuestros cultivos y perjudicarnos. Es por ello que es importante contar con todos los conocimientos sobre su funcionamiento y cómo nosotros podemos ayudar para que estos sean buenos anfitriones para nuestros cultivos. 
Aún hay mucho por aprender sobre cómo funcionan los suelos es por eso que te recomendamos leer ” Recomendaciones para el manejo de suelos alcalinos ” y conocer las mejores formas de cuidar   nuestro  soporte de vida vegetal.

Por Lucero Mendoza