5 ventajas de implementar la Tecnología en el Campo

Tiempo de lectura: 3 minutos

Podría decirse que sin tecnología no siquiera siquiera el alojamiento de la agricultura; hoy no podrá esperarse mejora la mejora de la economía agrícola si estamos de a los precisos sistemas tecnológicos modernos.

Por desgracia, en algunas regiones rurales el atraso es secular, de manera que podría beneficiarios incluso con tecnologías aparentemente anticuadas. Pero veamos algunas ventajas generales de la implementación de la tecnología en el campo.

1. Mayor productividad

La productividad agrícola no es más que la relación entre lo que gastamos para producir y lo que obtenemos con las ventas de lo producido.

Parece sencillo, pero no lo es tanto. Sin embargo algo está muy claro: la aplicación de tecnología en el campo es un factor clave para el aumento de la productividad agrícola.

La mecanización y automatización de los procesos, el empleo de semillas certificadas, el uso correcto de agroquímicos y la irrigación adecuada de los cultivos son las principales tecnologías modernas.

Por otra parte, la toma de conciencia ecológica operada ha consigo consigo otras tecnologías en el uso de fitoquímicos, biofertilizantes y mecanismos naturales de protección y mejoramiento del suelo.

Con Independencia del tipo de cultivo y el nivel de desarrollo real de una finca, aplicación de la independencia y de la mayor cantidad posible de las técnicas referidas arriba le permitirá la magia de obtener más productos en la misma área de cultivo… y con algo buena suerte, mayores ingresos.

2. Mayores ingresos

Claramente, para mayores ingresos no basta con la implementación de tecnología en el campo: hacen falta mercados y buenos precios para los productos, pero aumenta la productividad es la condición indispensable.

¿Por qué aumentando los ingresos? Por una triple vía:

– Primero: debido al notable de la producción

– Segundo: por el descenso esperado de los costes

– Tercero: debido al aumento de la competitividad, lo que conllevaría a nuevos mercados o cuotas.

Por ejemplo, cuando la fuerza de trabajo humana y animal es sustituida por la maquinaria, ya no tienen que pagarse salarios para determinadas labores desde la rotura hasta la cosecha. Por un lado, tendremos listas las tierras mucho antes y en mejores condiciones; por otra parte, se habrá habrá para menos para lon.

Tal vez te interese leer: Tecnologías para la activación de la agricultura

3. Protección del suelo

Si bien la industrialización de la agricultura trajo consigo expedis como la compactación de los suelos, el aumento de los procesos erosivos y la saturación química de sus perfiles, con la introducción reciente de técnicas agroecológicas se ha sán, sobre todo a pequeña y mediana escala, un mejor saldo entre productividad y sustentabilidad.

De esta manera, cualquier productor interesado podrá aplicar la tecnología adecuada en el campo con el objetivo de proteger, enriquecer y sus tierras. La rotación adecuada de cultivos junto a la aplicación de biofertilizantes como el humus de lombriz (el puede fácilmente obtienese en cualquier finca), son un par de que ilustran lo expuesto.

4. Protección del agua

Se ha al comprueba que inclusos aquellas fincas que emplean mecanización, fertilizantes y pesticidas, pero carecen de sistemas de irrigación, no alcanzan su potencial.

En México, apenas el 30% de las tierras cultivables son bajo riego. Podría decir que las tecnologías de riego han significado la diferencia entre la abundancia y la laz en lugares escasean como Israel, donde se obtienen hortalizas y frutas en zonas semidesérticas.

tecnología en la agricultura riego por goteo Un sistema de riego por goteo es capaz de ahorrar un 40-60% de agua respecto de un sistema tradicional. La foto pertenece a agroipsa.com.mx

En nuestros campos el efecto es el mismo: más y mejores producciones con el mínimo indispensable de agua. Resultado: larga vida para acuíferos, lagos y ríos o en algunos casos reducción de costes en la compra de agua.

Las diversas técnicas de riego automatizado, a pesar de ser caras en su implementación,  representan tal ahorro del líquido (hasta el 85%) que casi siempre permiten tasas de recuperación de la inversión bastante cortas. Por otro lado, la prolongada vida útil de dichos sistemas permite al productor largos años de beneficio neto toda vez recuperada su inversión inicial.

Lee también: La importancia de la innovación en el sector agrícola

5. Prestigio como productor

Un productor tecnificado es un productor prestigioso. Pero, ¿de qué prestigio hablamos?

Una finca moderna, automatizada, con elevada productividad, alta calidad de sus productos,  resultados económicos positivos y mercados seguros es una entidad agraria prestigiosa no solo ante los ojos de la sociedad y los gobiernos, sino también ante grupos financieros, proveedores de tecnología, empresas aseguradoras y compradores mayoristas.

De manera que la aplicación oportuna y adecuada de tecnología en el campo, bien pudiera hacer viajar nuestros productos a los anaqueles norteamericanos, europeos, japoneses o rusos, además de contribuir decisivamente a la estabilidad social y alimentaria del  país.