Tipos de parásitos en cultivos agrícolas

Tiempo de lectura: 3 minutos

tipos de parasitos en cultivos
Ya sea trabajando a campo abierto o en cultivo protegido, el objetivo principal de los agricultores y de las empresas que laboran en este sector es conseguir un elevado desarrollo y rendimiento de los cultivos, lo que dependerá, entre otros factores, de las labores culturales realizadas, la disponibilidad de agua y nutrientes, y de la protección de los cultivos frente a los agentes causantes de plagas y enfermedades.

Los síntomas que caracterizan una determinada plaga o enfermedad varían considerablemente según el agente que la cause y la planta afectada. Por otro lado, el tipo de célula o tejido atacado determinará la función fisiológica de la planta afectada y por tanto, la repercusión total sobre el cultivo.

Los daños parasitarios en cultivos son aquellos que han sido provocados por la acción de un organismo vivo que puede ser animal, vegetal, hongo, bacteria o virus, que vive a expensas de la planta parasitada o planta huésped. A continuación hacemos mención de los agentes causantes de daños parasitarios, conoce como se forman y su manera de afectar a las cosechas.

Parásitos animales

Dentro de este punto recaen los insectos, ácaros, nematodos, moluscos, miriápodos y vertebrados. Son quienes se alimentan de las plantas y raíces.

Hongos

Los hongos patógenos  constituyen un grupo de organismos microscópicos que tienen un cuerpo vegetativo (llamado micelio), formado por un conjunto de filamentos ramificados (hifas). La reproducción de los hongos se realiza mediante esporas, que se producen en los extremos de las hifas reproductoras y desde donde caen al suelo. Una vez en este, las esporas se dispersan por la acción del viento, del agua de riego, de los insectos o por el propio contacto con el agricultor. A partir de este instante, si las condiciones ambientales son las adecuadas al tipo de hongo en cuestión, comenzará la germinación y por tanto la formación del micelio. Hay hongos que desarrollan su micelio en el exterior de la planta, de tal forma que solo algunas hifas (denominadas hifas chupadoras) penetran los tejidos.

Bacterias

Son microorganismos unicelulares que proliferan en todo tipo de materia orgánica en descomposición. Carecen de clorofila y, como los hongos, necesitan tomar las sustancias elaboradas de las plantas a las que parasitan, por lo que también son parásitos obligados.
Además, las bacterias no son capaces de perforar la epidermis, por lo que necesitan una vía de entrada para penetrar en los tejidos vegetales (como una herida o una abertura natural), de forma que solo causan daños en las plantas cuando encuentran este tipo de vías para poder introducirse.

Virus

Son agentes infecciosos microscópicos y de estructura muy sencilla, formados por una molécula de material genético rodeada por una cápsula de proteína, diferente para cada especie.
Su transmisión puede realizarse por contacto entre una planta sana y una infectada, mediante semillas y a través de vectores aéreos (pulgones, trips, moscas blancas, etc.) o del suelo (nematodos, hongos, etc.). Los síntomas externos de las enfermedades producidas por virus (denominadas virosis) se manifiestan de forma general en toda la planta. Destacan las deformaciones en todos o en alguno de los órganos, las anomalías del metabolismo (que se reflejan por ejemplo en enrollado de hojas, clorosis o enanismo) y las necrosis o destrucción de los tejidos.

Plantas parásitas

Algunas plantas fanerógamas carecen de clorofila y no pueden realizar la fotosíntesis. Por ello, precisan parasitar a otros vegetales verdes para asimilar el carbono que necesitan para vivir. El sistema de parasitismo es muy variado, en algunos casos se realiza por la parte aérea del cultivo y en otras ocasiones la planta parásita se fija a la huésped por las raíces.
Como podrás ver, los parásitos representan un peligro real y constante para nuestra producción. Es importante mantener vigilados nuestros cultivos para detectar cualquier indicio de enemigos parasitarios y saber actuar rápidamente.