5 Consejos que te ayudarán a Invertir en tu primer Invernadero

Tiempo de lectura: 3 minutos

Cada vez es más común encontrar a productores del campo e incluso a personas ajenas a las labores agropecuarias interesadas en el tema de los invernaderos y muchas de ellas, con la poca o mucha información a su alcance, consideran que pueden invertir en un negocio de la agricultura protegida con la esperanza de que les ofrezca una alternativa rentable.

Por supuesto que la producción en invernadero representa una opción atractiva de negocio para productores e inversionistas potenciales, pero desafortunadamente existe una gran desinformación y muchos mitos alrededor de todo esto que finalmente termina afectando la adecuada toma de decisiones y que se convierten en malas experiencias.

Por todo lo anterior hemos decidido recopilar una serie de elementos clave a tomar en cuenta si tenemos en mente invertir en invernadero en un futuro próximo. ¡Evaluarlos y tomar la mejor decisión!

1.MercadoEs necesario conocer y definir el mercado destino y las características del producto que demanda. El productor debe esponder a varias interrogantes como qué va a producir Tomate, pimiento, pepino, follajes, flores a qué mercado se enfocar.

Ser un mercado regional, central de abastos, grandes cadenas de supermercados, exportación Debe de conocer su mercado destino y que producto le demanda, sus características como tamaños, colores, grados de madurez, el tipo de empaque y presentación.

  • Terreno

Es necesario que el terreno para el invernadero sea preferentemente plano y con buen acceso, y tener un clima sin temperaturas extremas para evitar fuertes costos de calefacción en invierno o enfriamiento en verano. 

De igual manera es importante considerar que el sitio para el invernadero no se encuentre en un espacio de terreno en donde casi no se mueva el aire, pues es necesario que haya vientos que permitan una adecuada ventilación, entrando por un lado y saliendo por otro y por la parte alta, con el fin de sacar el calor que se acumula dentro y haya un intercambio del dióxido de carbono (CO2), el cual es muy necesario para una buena producción.

  • Fuentes de Agua

Se requiere de una fuente de agua permanente y suficiente. Muchas personas creen que por tratarse de un proyecto invernadero se requiere menor cantidad de agua en comparación con los cultivos a campo abierto. Sin embargo es necesario reconocer que su producción es la que determina la cantidad de agua. Veámoslo con el siguiente ejemplo:

En un invernadero de 1,000 m2 se trasplantan en promedio 3,000 plantas de jitomate saladette (guaje), las cuales consumen unos 2 litros diarios de agua cada una, lo que representa 6,000 litros de agua al día. Si se cultiva jitomate bola, cada planta requiere de 3 litros, o sea, 9,000 litros diarios en total. Mucho más de lo que imaginaba cierto.

  • Capacitación

La producción en invernadero puede ser una excelente alternativa de negocio para el productor, sin embargo es necesario contar con los conocimientos necesarios para su operación ya que muchos de ellos se inician sin ningún tipo de capacitación o asesoría.

Un productor capacitado dará como resultado el adecuado funcionamiento del invernadero, saber cuándo, dónde y cómo hacer las actividades y las operaciones resultaron eficaces. Cómo pretendemos manejar nuestro invernadero si no tenemos las bases de su correcto funcionamiento Imposible.

  • Recursos Económicos

Finalmente tocaremos este punto, elemento clave para desarrollar nuestras labores. Una vez que hemos revisado los 4 puntos anteriores, puede ser que tengamos nuestra planeación ya lista, pero si no contamos con el dinero suficiente como pretendemos hacerlo.

En el negocio de los invernaderos se requiere considerar que las inversiones que deben llevarse a cabo son importantes, por ello, quien tiene interés en iniciarse en esta actividad debe estar preparado para los desembolsos necesarios, con recursos propios o con el complemento de financiamiento.

De acuerdo a lo anterior, el interesado en invertir en este tipo de proyectos tendrá una mayor certidumbre de sus posibilidades productivas, las cuales, conjuntadas con los aspectos de mercado, le llevaron a tener una visión más clara de este tipo de negocio y de su rentabilidad.