23 septiembre, 2020
0

Manejo del suelo| Conoce las nuevas tecnologías

Tratado del suelo Conoce las nuevas tecnologias

El tratado del
suelo, para mantener o aumentar su productividad, es el reto que enfrentan a
diario los agricultores
.
En el pasado, la tierra y el ambiente tenían la resiliencia suficiente para
recuperarse solos. Hoy en día esto no es posible, y la causa proviene, en buena
medida, del descomunal crecimiento de la población mundial.





La buena noticia es que, en la actualidad se cuenta con nuevas y eficientes tecnologías.  Estas ayudan a generar condiciones óptimas para el tratado del suelo . Y, además, facilitan la gestión de los cultivos, en general.





Tecnologías de remediación aplicadas al tratado del suelo





Los tratamientos
de remediación que se aplican a los suelos son operaciones unitarias,
dedicadas a modificar la composición de los contaminantes
, allí contenidos.
Su objetivo es limitar la toxicidad, capacidad de desplazamiento o volumen de
las sustancias dañinas. Y, según el principio tecnológico aplicado, se dividen
en: biológicos, fisicoquímicos y térmicos.





Biológicos





También conocidos
como biorremediación, son procesos que aprovechan el metabolismo de ciertas
especies para destruir los contaminantes
. En otros casos, se transforman a
sustancias inocuas. Los agentes de cambio pueden ser vegetales o
microorganismos (bacterias y hongos). Las técnicas utilizadas, entre otras,
incluyen:





  • Bioventeo. Bajo condiciones aeróbicas,
    se hace que microorganismos externos capaces de transformar ciertos compuestos
    biodegradables del suelo entren en actividad. Es útil si hay hidrocarburos,
    pesticidas, productos para la conservación de la madera, etc.
  • Bioestimulación. Soluciones acuosas, ricas
    en nutrientes, circulan a través de los terrenos contaminados. Su función es
    propiciar la actividad biodegradadora de los microorganismos presentes. Se usa
    en caso de contaminación con gasolina, compuestos orgánicos volátiles,
    pesticidas y otros. 
  • Biolabranza. En este caso, el suelo
    contaminado es arado y luego mezclado con nutrientes. También se remueve con
    periodicidad para una mejor aireación y se controlan la temperatura y la
    acidez, de modo de mejorar la degradación.  
        




Fisicoquímicos





Son tratamientos
que aprovechan las propiedades intrínsecas de las sustancias contaminantes o de
los suelos contaminados. Se logra así destruir, retirar o contener el daño.
Estas tecnologías requieren de menos tiempo de aplicación que las biológicas,
aunque sus costos son mayores. Entre ellas están:





  • Remediación
    electrocinética
    .
    Con esta técnica se saca ventaja de las propiedades de conducción del terreno,
    para separar y remover los contaminantes. Para ello se aplica un campo
    eléctrico que permite extraer iones de amonio, cloruro, cianuro y nitratos,
    entre otros.
  • Extracción
    de vapores
    .
    Consiste es hacer vacío, de modo que se produzca un flujo inducido de aire a
    través del suelo. Esto permite eliminar contaminantes de alta y media
    volatilidad. 
  • Solidificación
    / Estabilización
    .
    Con esta técnica se añaden aditivos al terreno contaminado, que atrapan e
    inmovilizan las sustancias dañinas. Además, se controla la lixiviación. Se usa
    cuando se encuentran presentes metales pesados.




Térmicas





Estos son
tratamientos que se valen del calor para volatilizar o fundir los
contaminantes. En el primer caso se trata de procesos de separación; mientras
que en el segundo serían de inmovilización. También se aplica el término en el
caso de la quema y la descomposición, por efecto de las altas temperaturas. Son
procedimientos muy rápidos; pero que, suelen ser muy caros. Se incluyen en esta
categoría:





  • Desorción
    térmica
    .
    Cuando existen contaminantes orgánicos en los suelos, se pueden vaporizar y
    separar por medio del calentamiento (90 a 540 oC). Esta técnica se implementa
    a través de la inyección de aire a presión o de vapor; también se usa la
    radiofrecuencia.
  • Incineración. Mecanismo que se utiliza
    para quemar compuestos orgánicos o halogenados con un exceso de oxígeno. Las
    temperaturas de operación están en el rango 870 ?? 1200 oC. La
    eficiencia del proceso puede ser hasta del 99.99%
  • Vitrificación. En este caso se suministra
    una corriente eléctrica que eleva las temperaturas del suelo de 1600 a 2000 oC.
    De esta manera lo funde, y los compuestos inorgánicos presentes quedan
    vitrificados. Mientras que los contaminantes orgánicos se destruyen.     




Agroecología | Nuevo sistema para el tratado del suelo





Las estrategias
de solución propuestas se engloban dentro de un término de desarrollo bastante
reciente: agroecología.  Esta es la
ciencia que estudia la aplicación efectiva de los procesos de conservación
ambiental, para mejorar la industria agrícola, pecuaria y forestal
. Tales
prácticas tienen en cuenta los valores ecológicos en boga. Asimismo, consideran
aspectos de tipo social, que contribuyen a recuperar la salud de las tierras
dedicadas a la producción de alimentos.





La agricultura convencional ha mostrado siempre interés por aumentar la producción, sin analizar su impacto sobre el ambiente. Así, se han aplicado técnicas como la labranza intensiva y el monocultivo, de grandes extensiones de tierra. Por otro lado, se ha recurrido a los fertilizantes de origen sintético de una forma indiscriminada, unido al uso masivo de plaguicidas y herbicidas. Sin olvidar, la manipulación genética de los cultivos.





La premisa fundamental de la agroecología es conservar o aumentar la productividad sin deteriorar los recursos naturales , al menos de modo irreversible. Dentro de sus objetivos más importantes destacan:





  • Evitar
    el daño de la cubierta vegetal, la eutrofización de depósitos naturales de agua
    y la contaminación atmosférica.
  • Disminuir
    la erosión de los terrenos. Esta es provocada por las fuerzas de los vientos (eólica),
    el arrastre de las aguas (hídrica) y la intensidad de los cultivos
    (fertilidad).
  • Reducir
    el contenido de sal de los suelos.
  • Conservar
    el manto freático o fuentes subterráneas de agua.
  • Controlar
    la pérdida de diversidad agrícola.
  • Minimizar
    la presencia de plagas y enfermedades de los cultivos con mecanismos de baja
    agresividad.




La contaminación ambiental descontrolada, asociada a la época en que vivimos, ha generado daños profundos en los ecosistemas. Y esto ha afectado, de manera especial, el tratado del suelo, las reservas de agua, la flora y la fauna. Como posibles soluciones, científicos, agricultores y ambientalistas han propuesto nuevos estilos agrícolas. Asimismo, se aplican tecnologías, poco convencionales, que ofrecen alternativas ingeniosas       y diferentes.





Si quieres conocer algunas de estas innovaciones, no dejes de leer  Producción agrícola l como aumenta con el uso de nuevas tecnologías   y no descubre más sobre el maravilloso mundo del sector agrícola.





Por Gladys Josefina G.


Leave a Reply