12 octubre, 2020
0

Todo lo que debes saber sobre la rotación de cultivos

Todo lo que debes saber sobre la Rotacion de Cultivos

La rotación de cultivos es un método que consiste en sembrar, en un mismo sitio, productos con distintas necesidades nutrimentales, alternándolos durante diferentes periodos. Por lo tanto, pasarán varios ciclos antes de que sembremos un cultivo nuevamente en la     misma parcela.





Cada ciclo en la rotación de cultivos cumple con la finalidad de mejorar la estructura del suelo, evitando que se pierdan sus propiedades nutrimentales y manteniéndolo fértil. Esto nos permite hacer un aprovechamiento más eficiente de nuestros recursos , al tiempo que preservamos la biodiversidad.





Además,
la rotación de cultivos eficiente nos
ayuda a combatir malezas y a prevenir las
distintas enfermedades
que afectan a las plantas.





Pero ¿cómo debemos realizarla? A continuación, te decimos todo lo que debes saber para llevar a cabo una rotación de cultivos eficiente.





¿Por qué no debemos sembrar el mismo cultivo varias veces en el mismo lugar?





Cuando sembramos el mismo producto varias veces en el mismo sitio, contribuimos a la degradación del suelo , porque cada cultivo tiene unas necesidades nutrimentales específicas. Por lo tanto, si sembramos siempre lo mismo, se consumirán únicamente los nutrientes que ese cultivo necesita, hasta que al final terminen agotándolo, haciendo que la tierra deje de ser propicia para el buen crecimiento.





Así
mismo, al impedir que la tierra se renueve, es decir, que recupere los
nutrientes que le han extraído, aumenta la posibilidad de que aparezcan plagas
y todo tipo de enfermedades.





Por
eso, para evitar todos estos problemas y prevenir
enfermedades,
lo mejor es realizar una rotación
de cultivos
adecuada.





Principales ventajas de la rotación de cultivos





Es
un hecho que, con la rotación de
cultivos
, las plantas se nutren mejor y crecen más rápido. Pero veamos con
mayor detalle cuáles son las ventajas principales de su correcta
implementación.









  • Mayor control de malas hierbas o
    malezas.




  • Se genera menos concentración de plagas .




  • Se previene el contagio y la propagación
    de distintas enfermedades que pueden dañar a nuestros cultivos.




  • Favorece la presencia de microorganismos en el suelo .




  • Mayor rendimiento, lo que se
    traduce en mayores ganancias.




Cómo llevar a cabo una rotación de cultivos eficiente





Para lograr una rotación de cultivos eficiente, lo primero que debemos hacer es una planeación  donde se contemplen las diferentes necesidades específicas de cada cultivo que deseamos cosechar. Esto nos permitirá definir el orden correcto en el que debemos sembrar.





Siempre
debemos tener cuidado de no suceder cultivos de la misma familia botánica. Por
ejemplo: espinaca, remolacha, acelga, las cuales pertenecen a la familia de las
Amaranthaceae.





Tampoco se deben suceder cultivos con los mismos requerimientos nutrimentales, para evitar degradar el suelo. Por ejemplo, si sabemos de antemano que dos cultivos requieren altos niveles de nitrógeno como es el caso de la caña de azúcar, el maíz o el melón, evitaremos sembrarlos de forma consecutiva. En su lugar, sembraremos algún cultivo que pueda fijar el nitrógeno en el suelo, como las leguminosas.





Características de los cultivos que debes tener en cuenta al hacer tu planeación





Considera
las siguientes características para definir un plan eficiente:





Cultivos que reponen nutrientes.





Se debe tomar
en cuenta a las plantas que contribuyen a mejorar la estructura del suelo y que
aportan o fijan elementos nutritivos que hacen más fértil el suelo.





El mejor
ejemplo son las leguminosas, esta familia de plantas fijan al suelo, mediante
bacterias que se encuentran en sus raíces, el nitrógeno que se encuentra en la
atmósfera. 





Después de que
se cultivó una leguminosa, lo más recomendables es sembrar un cultivo con alta
demanda de nitrógeno, posteriormente uno con menor demanda de este elemento y
así sucesivamente.





Cultivos con raíces profundas.





Sembrar
plantas con la característica de raíces profundas, ayuda a mejorar la aireación
en el suelo, mejorando su estructura y evitando la compactación, y a que
sucedan procesos que benefician a los microorganismos que contribuyen a mejorar
la fertilidad.





Cultivos que dejan residuos.





Cultivar
plantas que después de la cosecha dejan residuos como hojas, contribuye a
mejorar la cantidad de materia orgánica en el suelos, así como su estructura y
fertilidad, un ejemplo son las coles y los brócolis.





Cómo hacer una rotación completa





Una
rotación completa debe incluir:





  1. Una
    planta de raíz,
  2. seguida
    de un cultivo de hojas verdes,
  3. que
    a su vez será seguido por una leguminosa,
  4. para
    finalizar con un frutal.




Esto
nos brindará un periodo de recuperación de nuestra parcela de hasta dos años.





Siguiendo el ejemplo, nuestra rotación de cultivos quedaría de la siguiente forma: camote, seguido de lechuga, seguida de lenteja y finalizando con tomate.





Así,
una vez terminado el circuito, podremos volver a comenzar.





Podemos
alternar entre cada ciclo, el cultivo de una aromática, como menta o
hierbabuena.





No
olvides que, entre mayor tipo de familias y especies se cultiven en una misma
parcela, se mejoran las condiciones de nuestro sustrato. 





Entre las rotaciones más frecuentes encontramos:





Maíz
y frijol.





Maíz
y avena.





Soya
y frijol.





Asociación de cultivos





La
rotación de cultivos se relaciona de
forma estrecha con otra práctica agrícola denominada asociación de cultivos.





La asociación de cultivos consiste en cultivar productos con distintas necesidades nutrimentales en un mismo espacio con la finalidad de que se ayuden entre sí. Esto nos permite mejorar el desarrollo de nuestros cultivos, al tiempo que podemos prevenir enfermedades y  combatir plagas.





Los
cultivos asociados promueven un mejor aprovechamiento de los recursos,
principalmente de la tierra, el espacio y el agua. El sistema radicular de cada
cultivo crece a distinta profundidad y en distinta dirección. Además, no
compiten entre si por los nutrientes ni por la luz solar, ya que tienen
necesidades distintas.





Como
hemos visto, la rotación de cultivos
es la base fundamental para tener siempre un suelo sano y prevenir plagas y enfermedades en nuestros cultivos.





A
simple vista, el diseño para una buena rotación
de cultivos
puede parecer un gran desafío, pero con práctica y constancia
lograremos dominarlo.





Practicando la rotación de cultivos lograrás aprovechar mejor tus recursos y mantener la tierra más fértil, con un mayor potencial y, sobre todo, un mayor rendimiento.


Leave a Reply