11 octubre, 2016
0

El Mulching para incrementar la calidad de tu producción agrícola

mulching

El mulching, acolchado o mulch es una práctica tanto en el campo como en la jardinería que tiene como principal objetivo proteger y nutrir el suelo durante el período de plantación, procurando así generar un ecosistema constantemente húmedo y libre de agentes que atenten contra las cosechas. Así mismo, permite proveer el suelo del nitrógeno necesario para el sano crecimiento de los cultivos, sin mencionar que da un embellecimiento natural a las siembras.


Por lo general, está técnica suele realizarse en suelos de climas templados. Resulta ser muy beneficioso en la pronta producción agrícola, ya que ayuda en el proceso de aceleración de las cosechas, generando así una optimización en el aprovechamiento del suelo. Este aprovechamiento se da principalmente en zonas donde la irradiación de los rayos solares tiene una incidencia menos directa sobre los suelos.


Permite mantener el pH adecuado en la tierra, beneficiando directamente las raíces de los cultivos y ayuda enormemente con la conservación de la humedad necesaria.


Se recomienda usar un sistema de riego por goteo en las producciones agrícolas con que utilicen esta técnica, ya que un riego excesivo puede generar la putrefacción de las raíces de los cultivos.



Tipos de mulch o acolchado


La práctica del mulching en la producción agrícola implica la creación de mantos sobre la cama de las siembras.


Estos mantos, o mulch, pueden estar compuestos de diversos tipos de materiales. Los hay mayoritariamente de materiales orgánicos, pero también los hay de materiales sintéticos, como es el caso de los mantos de poliuretano, cuyo uso es bastante común en la producción agrícola de hortalizas, legumbres y frutas.



Materiales orgánicos


Dentro de los materiales orgánicos para la elaboración del mulch, tenemos:




  1. 1. Hojas secas

  2. 2. Paja o grama seca

  3. 3. Virutas de madera

  4. 4. Astillas de madera

  5. 5. Periódicos y cartones


Para este tipo de materiales lo recomendable es que la capa no sea menor de 8 cm, ni exceda los 15 cm, dependiendo de las cercanía o lejanía de las lluvias.

Antes de las lluvias debe ser más grueso y después de las lluvias más delgado, para evitar tanto la deshidratación, como la sobre hidratación de los suelos.

Hojas secas


Este manto orgánico se hace a partir de la reutilización de hojas secas caídas de los árboles.


 Generalmente se acumulan partidas, para evitar que el viento las levante. Al humedecerse, las hojas secas comienzan un proceso natural de descomposición, creando un manto.


Hay que ser particularmente cuidadosos a la hora de elegir el tipo de hojas, ya que éstas, por su acidez, pueden ser o no beneficiosas para la producción agrícola.


Asimismo, se debe cuidar el espesor de la capa de mulching, de manera tal que no sofoque la tierra ni impida el contacto del sol.



Paja o grama seca


Este manto se compone de los derivados de la poda del césped, y es muy importante secarlo bien, cortarlo y eliminar las semillas que pudiesen haber de maleza. De lo contrario, crearemos un indeseable brote de maleza, algo completamente nocivo para nuestra producción agrícola.



Virutas de madera


Este tipo de mulch se crea a partir de los derivados de la madera, principalmente provenientes de lugares como aserraderos, barracas y talleres de carpintería.


Todos estos establecimientos generan esta clase de desechos, popularmente conocidos como aserrín. Este es un excelente ingrediente para la elaboración de mulching orgánico.


Sin embargo, debemos ser cuidadosos para seleccionar el tipo de aserrín más adecuado: el pino, por ejemplo, es una madera muy rica en acidificantes y trementina, así que debemos estudiar bien si nuestros cultivos serán beneficiados por este tipo de manto orgánico.



Astillas de madera


A diferencia del aserrín, las astillas de madera son mucho más gruesas y provienen principalmente de las cortezas de los árboles, por efectos naturales de caída, o cambio de las cortezas, u obtenidos también dentro de los procesos industriales del uso de la madera, cuando los troncos de los árboles son despojados de la corteza.


Usualmente, el mulch elaborado con astillas de madera toma más tiempo en descomponerse, dándole una mayor durabilidad.



Periódicos y cartones


Este tipo de mulching es quizás el más económico y sencillo de elaborar, ya que la gente suele mantener reservas de periódicos y cajas de cartón.


Generalmente, este se hace humedeciendo las hojas de papel periódico o cartón, intercaladas con tierra fértil y compost, y repitiendo el proceso varias veces hasta lograr una capa medianamente gruesa (entre ocho y quince centímetros), dependiendo de la estación lluviosa.


Antes de la estación lluviosa se coloca una capa más gruesa, y durante y después de esta se coloca más fina.


mulching hecho con virutas de madera Mulching hecho con virutas de madera, (foto cortesía de morguefile.com)



Láminas de plástico


El acolchado de polietileno es ampliamente usado en la producción agrícola por su practicidad, fácil manejo, rentabilidad y bajo costo. Se usa en muchos cultivos a lo largo y ancho de diversos países, llegando a ser muy popular en el cultivo de lechugas, brócolis, espinacas, coliflores, entre otros vegetales y legumbres. También es comúnmente utilizado en el cultivo prolífico de frutas, como la fresa, la mora, y la frambuesa.


Este se coloca sobre la cama del suelo húmedo y ayuda en la aceleración del brote de los cultivos, generando un efecto de micro invernadero y produciendo el crecimiento fértil entre pequeños agujeros a lo largo de las láminas de plástico.


Cuando los cultivos han crecido, el mulch de plástico impide el exceso de tierra, ayudando así a cosechar de manera más limpia.



Beneficios del mulching en la producción agrícola


Entre los grandes beneficios de esta técnica destacan:




  • - Ayuda en la protección de los suelos para el cultivo y la producción agrícola

  • - Fortalece los poros de la tierra manteniéndolos abiertos, permitiendo un control de los niveles de agua en el suelo

  • - A través de la reducción de los procesos de evaporación, ayuda a mantener el suelo húmedo

  • - Es una fuente natural de alimento para los microorganismos del suelo, permitiendo las condiciones necesarias para el crecimiento de los cultivos

  • - Ayuda eficientemente a erradicar la proliferación de maleza

  • - Mantiene el suelo a una temperatura óptima, evitando el calor excesivo, ayudando con ello a los niveles de humedad del suelo

  • - Mantiene las cosechas limpias y embellece las plantaciones


Sin lugar a dudas el uso del acolchado es una gran opción para incrementar la calidad de tu producción agrícola.


Quizás te interese ver este vídeo, en donde se muestra el proceso de aplicación de esta técnica: