12 enero, 2017
0

Guía para un óptimo manejo poscosecha del aguacate

Poscosecha
En los últimos años se ha evidenciado un notable incremento en la producción y comercialización del Aguacate.  Y es que este fruto, originario de México, resulta cada vez más rentable debido a su alto valor comercial a nivel mundial.

Sin embargo, detrás del éxito de todo producto, se encuentra un laborioso proceso que requiere el uso de tecnologías y conocimientos prácticos.


Asimismo, la calidad del aguacate está relacionada con diversos factores que se manifiestan en las diferentes etapas de cosecha y poscosecha. Y aunque muchas veces se pone poco interés en el cuidado y mantenimiento poscosecha, resulta de vital importancia para que el consumidor pueda percibir la calidad en términos de apariencia y sabor.


También hay que señalar que los distribuidores son los primeros en percatarse de cualquier inconveniente en el producto, como consecuencia del mal manejo durante la poscosecha.


Es por ello que este artículo es una breve guía práctica de los factores más importantes a tener en cuenta en el manejo poscosecha del Aguacate.


También puedes leer El Aguacate y su manejo nutricional para una producción de calidad.



¿Cómo manipular el Aguacate durante la Poscosecha?


El aguacate es un fruto climatérico, por lo cual su maduración inicia una vez es desprendido del árbol, al alcanzar la madurez fisiológica.


Este proceso es el resultado de un aumento tanto en los niveles de etileno como en la tasa de respiración. De igual modo es responsable de la manifestación de algunos agentes patógenos que se mantienen inactivos durante la cosecha.


Es por ello que para preservar la calidad, una vez llegada la época poscosecha, se deben emplear los cuidados correctos y que mejor se ajustan a las características del fruto, los cuales revisamos a continuación.



Refrigeración


El manejo y control de la temperatura es la herramienta más útil al momento de prevenir enfermedades u otros agentes externos que causan el deterioro.


El aguacate se conserva mejor en el frío, ya que el mismo es capaz de reducir la actividad fisiológica. De este modo se mantiene la calidad y firmeza del producto hasta que es trasladado para su venta y consumo.


Sin embargo, es necesario tener en cuenta que, cuando el aguacate es expuesto por tiempos prolongados a bajas temperaturas, puede manifestar quemaduras por frío o maduración anómala.


Las temperaturas de refrigeración generalmente oscilan entre 4 y 8ºC, aunque existen especies como el Aguacate Hass que poseen mayor resistencia al frío, y su refrigeración puede realizarse incluso entre 3 y 7ºC.


Esta especie actualmente tienen un gran valor comercial, siendo además una de las más indicadas para la exportación y producción a gran escala.



Humedad Relativa


Todo fruto, al ser desprendido del árbol, pierde la fuente natural de suministro de agua, de modo que el agua que es expulsada por la transpiración no es restituida.


Aumentar la Humedad Relativa (HR) del aire reduce la cantidad de agua expulsada por el producto. De igual modo, una HR superior al 95% podría fomentar el crecimiento de bacterias y hongos. Por esta razón la temperatura óptima para su almacenamiento siempre debe estar entre 85 y 90% de humedad.


manejo poscosecha del aguacate Vigilar y mantener bajo control la humedad es una buena práctica de manejo poscosecha de aguacate.


La humedad es uno de los problemas más comunes, ya que permite la aparición y manifestación de enfermedades. Si estos no se encuentran refrigerados, se recomienda usar revestimientos para cubrir los frutos e impedir su deterioro. De este modo, se crea una atmosfera que reduce la respiración y, por tanto, la humedad. Estos revestimientos pueden ser resinas, polímeros etc.



Atmosferas Controladas


Debido a que el Aguacate es un fruto climatérico, su tasa de respiración se eleva durante la poscosecha. Y teniendo en cuenta la disponibilidad de oxigeno presente en el ambiente, es posible que se acelere el proceso de maduración. Es por ello que contar con atmosferas controladas puede resultar de mucha utilidad.


Una concentración elevada de dióxido de carbono y una reducida de oxígeno en la atmósfera retarda la maduración. Mientras que un 8% de dióxido de carbono y un 3% de oxígeno hizo posible almacenar aguacate durante 9 semanas (Mares y Kazuz, 2002).



Enfermedades que se manifiestan en la Poscosecha del Aguacate


Existen diversas enfermedades que frecuentemente afectan el Aguacate poscosecha, representado así un serio problema en la distribución y exportación de la fruta.


Estas enfermedades suelen manifestarse durante el proceso de madurez y ablandamiento. Los síntomas más evidentes aparecen cuando la fruta se encuentra en los anaqueles.


Mientras el fruto aún está verde, las infecciones permanecen en estado de quiescencia. Por ello, el agricultor debe mantenerse atento a cualquier alteración que pudiera provocar daños en la cosecha.


A continuación, revisamos las enfermedades más comunes del aguacate poscosehca:


La Sphaceloma perseae o Roña del Aguacate:


La roña es un hongo contraído durante el proceso de cosecha que suele atacar tanto al fruto como a las hojas y ramas jóvenes.


La manifestación de esta enfermedad suele estar favorecida por la presencia de Trips, los cuales permiten la entrada del patógeno.


Síntomas: aunque los síntomas de la roña son superficiales y no afectan la calidad de la pulpa, forman grandes manchas de color café y de forma irregular en la superficie de la concha.


Estas manchas suelen estar rodeadas por un leve halo clorótico. Si los ataques son severos, los brotes y las hojas se necrosan, se enroscan y pueden llegar a morir (Tamayo, 2009).


roña del aguacate Manchas irregulares color café en la concha del aguacate son síntomas de la roña (la foto es de avocadotrade.blogspot.com)


Manejo: para que la roña no ataque la cosecha es necesario realizar podas de aclareo, y deshacerse de las ramas secas que impiden la aireación y entrada de luz. Además, se recomienda aplicación de productos cúpricos. Y teniendo en cuenta que los Trips favorecen su aparición, se pueden aplicar productos a base Clorfenapir o Cipermetrina, al principio de la floreación (Tamayo, 2009).



Colletotrichum gloeosporioides o Viruela:


La viruela es provocada por un hongo que, sin duda, ocasiona una de las mayores pérdidas monetarias. Esto, debido a que su manifestación ocurre únicamente en la etapa poscosecha, por lo cual los síntomas más evidentes aparecen el momento de traslado y en el almacenamiento.


Síntomas: la Viruela se manifiesta en forma de manchas circulares, cuyo centro luce ligeramente hundido y agrietado.


Cuando el fruto infectado se encuentra en lugares húmedos, aparecen las esporas del hongo en el centro de la mancha. Las cuales lucen como un polvo con pequeños puntos rozados.


Este hongo se diferencia de la roña en que afecta directamente la pulpa. Una vez que el aguacate se encuentra maduro, la infección se extiende, y la pulpa adquiere una coloración oscura.


viruela en aguacate Aguacates afectados por Colletotrichum gloeosporioides (foto por picssr.com)


Manejo: Al igual que en la roña, se deben realizar podas de aclareo. Además, se deben realizar aspersiones al inicio de la floración, hasta dos o tres semanas después del cuajamiento del fruto, con fungicidas cúpricos. También es importante que se hagan desinfecciones regulares de los sitios para almacenamiento, con productos a base de Hipoclorito de Sodio al 2% (Tamayo, 2009).



Botryodiplodia theobromae o Podredumbre del pedúnculo:


El hongo asociado a esta enfermedad es uno de los organismos más frecuentes en viveros. Y aunque su incidencia poscosecha es baja, es importante controlar al máximo los agentes adversos que enferman la cosecha.


Síntomas: identificar los síntomas es bastante sencillo, ya que la pudrición se forma en el extremo donde se inserta el pedúnculo.


Otra característica leve, pero notoria, es el crecimiento micelial blanquecino que se desarrolla en la unión del pedúnculo con el fruto. Además, se manifiesta pudrición interna, volviendo la pulpa blanda y de color café.


En estados avanzados de infección, el micelio blanquecino que rodea la inserción del fruto con el pedúnculo se torna de color negro y avanza al interior del fruto, deteriorándolo completamente (Tamayo, 2009).


Mira como luce una podredumbre del pedunculo en aguacate aquí.


Manejo: Para evitar la aparición de esta enfermedad es importante manipular la fruta con cuidado y mantenerla refrigerada. Además se recomienda su inmersión en soluciones fungicidas a base de Procloraz después de la cosecha. Otro muy efectivo es el azoxystrobin.


Sin embargo, teniendo en cuenta que este patógeno es endófito en plantaciones de aguacate, se recomiendan aspersiones precosecha con fungicidas a base de Oxicloruro de Cobre, Hidróxido Cúprico, Benomil, Metil o Tiabendazol. Estos fungicidas se deben asperjar en programas de rotación, para evitar la aparición de poblaciones del patógeno resistentes a los fungicidas (Tamayo, 2009).



Rhizopus stolonifer o Pudrición del fruto:


El hongo causante de esta enfermedad, es considerado como un patógeno débil. Su aparición solo ha sido detectada en frutos que han sido cultivados sin pedúnculo, lo cual favorece su desarrollo.


Síntomas: los síntomas se manifiestan, sobre todo, en condiciones de humedad relativa o mal almacenamiento.


Lo primero en  evidenciarse, es la aparición de moho grisáceo en el punto de inserción del pedúnculo. También aparecen pequeñas lesiones color café en la cascara y pulpa.


En estados avanzados, el hongo invade toda la pulpa, pudriéndola y provocando un sabor desagradable.


Manejo: Los cuartos de almacenamiento y las canastillas en las cuales se comercializa el aguacate, se deben desinfectar periódicamente con productos a base de Hipoclorito de Sodio al 2% o Tebuconazole. Además, se recomienda sumergirlos en fungicida a base de Tebuconazole después de la cosecha.



¿Cómo se puede mejorar el tiempo de vida de anaquel del aguacate?



El aguacate es un producto perecedero, por lo que existen diversos factores que pueden desmejorar su calidad en el anaquel. Sin embargo, siguiendo los cuidados correctos es posible prolongar su tiempo de vida.


A continuación, algunas recomendaciones:


- Una vez se inicia la etapa poscosecha, es necesario que la fruta sea manejada y trasladada con celeridad. Esto, claro, para impedir que los efectos del oxígeno y el etileno provoquen alteraciones en los tiempos de maduración. Lo más aconsejable para el agricultor es trasladar los frutos mientras estos aún se encuentran verdes.


- Cuando se trata del almacenamiento para la venta y comercialización de aguacates que ya han alcanzado su madurez fisiológica, pero que aún se encuentran en plantas o centros de acopio, lo recomendable es que se almacenen entre 5 y 13ºC, con un 90 a 95% de humedad. Además debe encontrarse en un lugar bajo sombra.


- Cuando la fruta ya ha alcanzado la madurez de consumo, su manipulación es mucho más delicada, ya que no posee la misma firmeza y es mucho más sensible a las altas temperaturas. Por lo que su almacenamiento debe estar entre 2 a 4ºC, con una humedad relativa de 90 a 95%.




Contar con un buen sistema para el manejo poscosecha del aguacate es una labor necesaria para lograr un producto de primera calidad, en conjunto con las buenas labores de producción, claro está.


Para terminar, quizá te interese revisar la galería Síntomas de deficiencias nutricionales en Aguacate.



Bibliografía Consultada:


Mares, E; Kzus, E. (2002). Manejo postcosecha del Aguacate. http://www.redalyc.org/pdf/1698/169818107001.pdf


Tamayo, P. (2007). Enfermedades del Aguacate: http://132.248.9.34/hevila/Revistapolitecnica/2007/no4/2.pdf

Leave a Reply