13 octubre, 2016
0

Aprende a diagnosticar la fertilidad del suelo agrícola

compost-rico

Los suelos son el soporte físico y la fuente de nutrientes de cualquier especie vegetal, por lo que todo agricultor debe tener los conocimientos adecuados para realizar diagnósticos acertados sobre la fertilidad del suelo, y de este modo potenciar el desarrollo y mantenimiento de los cultivos.


Todo proceso de diagnostico debe comezarcon un análisis que permita conocer tanto la composición física y química, como el estado nutricional y los niveles de extracción de los suelos.


Este análisis suele realizarse en 3 etapas:




  1. 1. Toma de muestras / Muestreo

  2. 2. Exploración y realización de estudios sobre los suelos

  3. 3. Interpretación de los resultados


La toma de muestras es un proceso de extracción y recolección del material orgánico presente en los suelos. Dependiendo de la estación del año, y operaciones de manejo como la labranza, pueden variar las propiedades de la muestra, por lo que el momento propicio para realizar el muestreo es cuando el clima se encuentra más estable y no han sido disturbados los suelos, es decir luego de haber levantado la cosecha y nunca después de haber realizado el abono de las tierras.


Es recomendable realizar muestreos anuales que permitan la detección de cambios a largo plazo en la cálida edáfica.


bannererp-693x101-2



¿Dónde es más adecuado realizar los muestreos?


Ya que las propiedades del suelo pueden variar incluso a lo largo de un mismo lote, las características generales que se deben considerar y evaluar dentro del predio antes de recolectar la muestra son:




  • - Áreas de Surco y de Intersurcos

  • - Diferencias en los tipos de suelo

  • - Zonas con y sin paso de maquinarias

  • - Lugares donde existe diferencias en el crecimiento de cultivos

  • - Terrenos húmedas y no húmedas

  • - Áreas afectadas por la salinidad


Para realizar estimaciones más precisas es conveniente seleccionar una muestra dentro de un lote que sea representativo para los cultivos. Se pueden realizar mapeos del área para determinar cuáles son las zonas más problemáticas dentro del lote. También se puede emplear un barreno de mano y realizar pequeñas perforaciones para extraer material a lo largo de la parcela. Es importante siempre asegurarse de que las muestras elegidas para la comparación hayan sido extraídas de un mismo tipo de suelo y con los mismos rasgos topográficos.


También querrás leer: El mulching para incrementar la calidad de tu producción agrícola


La toma de muestras es fundamental para determinar el estado nutricional y fertilidad del suelo. Por lo que también se pueden realizar algunos ensayos que garanticen la eficiencia y proporcionen mayor información al examinador.



Ensayos



  • - Ensayo de Respiración del Suelo: se utiliza para medir el índice de la actividad biológica del suelo. Con él se puede registrar la cantidad de dióxido de carbono y temperatura presentes, tomando una pequeña muestra de aire.

  • - Ensayo de la calidad del agua: estima salinidad y niveles de nitrato/nitrito en el agua.

  • - Ensayo de infiltración: mide la capacidad del suelo de absorber agua a través de la superficie. Suele realizarse luego de un primer ensayo de respiración. Esto le permitirá al agricultor conocer que tan rápido se filtra el agua en el terreno.

  • - Ensayo de densidad aparente: mide la compactación del suelo o espacio de poros. Cuanto mayor sea la d- ensidad, menor el espacio poroso para el movimiento del agua, crecimiento y penetración de raíces, y el desarrollo de las plántulas.

  • - Ensayo de conductividad eléctrica (CE): mide la concentración salina en el suelo. Lo que incluye el pH y nitratos. Es necesario comprobar el balance de salinidad, ya que un exceso podría ser perjudicial para la salud y crecimiento de las plantas, además puede dificultar la penetración del agua en los suelos, dejándolos infértiles.

  • - Ensayo de lombrices: mide la cantidad de lombrices en el suelo.

  • - Ensayo de pH: mide la acidez o alcalinidad del suelo. Un exceso en la acidificación es un indicador de que existe un exceso en la aplicación de fertilizantes.

  • - Ensayo de nitratos del suelo: mide el nivel de nitratos del suelo.

  • - Ensayo de estabilidad de Agregados: mide la cantidad de agregados estables en agua. Así, los agregados del suelo protegen dentro de la estructura, a la materia orgánica contra el ataque microbial.

  • - Ensayo de desleimiento: este ensayo mide la estabilidad del suelo cuando es expuesto a una humectación rápida.


El número de muestras necesarias para el estudio depende de la variabilidad del terreno, pero en promedio se trabaja con 3 mediciones de cada una de las combinaciones de tipo de suelo. En términos generales, a medida que exista más variabilidad, mayor será el número de muestras requeridas.



¿Qué hacer con estas muestras?


Una vez seleccionadas las muestras, se pasará a la etapa de exploración y realización de estudios sobre los suelos. Al momento de realizar estos estudios es necesario contar con laboratorios especializados. Estos realizarán un análisis de las propiedades extraídas durante el muestreo que indicarán al agricultor la calidad y los niveles de fertilidad del suelo.


Normalmente se solicitan análisis de los niveles de Nitrógeno (N), Potásio (K2O), Fósforo (P2O5), Azufre (S), acidez (pH) y contenido de materia orgánica disponibles en la muestra.


Al obtener estos datos el agricultor debe hacer una correcta interpretación y análisis de los resultados. Esta etapa podría resultar un poco más compleja ya el contenido de nutrientes de la tierra no es el único factor que interviene en la calidad y fertilidad del suelo.


Inicialmente se realiza una correlación de los resultados analíticos en función de las necesidades agrícolas.


Sin embargo, es importante tomar en cuenta las necesidades de los cultivos. Pues, aun cuando se consigan resultados favorables, el rendimiento dependerá de las características propias de la plantación. De esta manera, con el análisis de las muestras, es más fácil determinar las cantidades de fertilizantes necesarias, para aumentar la eficacia y crecimiento de los cultivos.


Por ello, al establecer los niveles de fertilidad del suelo y determinar qué tan rico o pobre se encuentra, se evaluará la respuesta de los cultivos a las distintas dosis de fertilizantes calculadas para diferentes los diferentes tipos de plantas.


Así, por ejemplo, el Cerezo que crece en climas secos, requiere:




  • - Un pH de 5 -7 y requiere de tierras profundas, permeables y bien drenadas para desarrollarse en óptimas condiciones.

  • - Necesita una fertilización (Kg para producir 10 tm/ha), entre 100- 160 de Nitrógeno (N), 60 - 100 de Fósforo (P2O5), y 100 - 200 de Potásio (K2O).