20 noviembre, 2020
0

Aprende de la calidad de agua de riego para agricultura

calidad de agua de riego agricultura

El agua es un recurso natural indispensable para todos los seres vivos, no hay día en el que no se necesite de ella, pero ¿Cómo sabemos qué agua es la adecuada para nuestros cultivos agrícolas?





Cuando el agua dulce no es suficiente o no está disponible para realizar el riego de nuestros cultivos existirá la necesidad de encontrar una fuente alterna de agua, esta alternativa generalmente será agua subterránea y que suele ser salina o salina-sódica, que en uso excesivo perjudica nuestra producción . Por este tipo de situaciones es primordial saber sobre los indicadores que determinan la calidad de nuestra agua de riego para la agricultura.





Uno de los factores más importantes en agricultura es la calidad del agua de riego, ya que determinará el desarrollo de nuestro cultivo.





Los principales aspectos que debes considerar y relacionar con la calidad de agua de riego son los relacionados a la selección de sistemas de riego, elección de tratamiento para su mejoramiento y la relación que existe entre las características de requerimiento de tu cultivo y su tolerancia a elementos dañinos que afectan la producción.









A continuación te presentamos los factores que determinan la calidad del agua de riego.





Calidad física del agua





Está relacionada con la cantidad de partículas sólidas que se encuentran en suspensión o sedimentos en el agua, como la tierra, materia orgánica, desechos, etc. Este aspecto, es en particular muy importante para la planeación, diseño y operación de sistemas de riego como los de goteo y microjet, ya que cuando tenemos agua con muchos sedimentos es seguro que ocasionaran obstrucciones en los emisores, una solución a este problema es el uso de sistemas de decantadores y filtros.





Los filtros separan partículas sólidas como piedras, arenas, basura del agua que será utilizada para el riego, mientras que en los decantadores el agua baja y cae a un fondo donde son depositados los sólidos mientras el agua sigue  fluyendo o ascendiendo.  





Calidad química del agua





Muchas veces el agua es un factor restrictivo para que tengamos una mala o buena producción,  y en particular su calidad química, es decir la cantidad de sales, sodio, y de elementos tóxicos como el boro y el cloro





Existen cuatro criterios básico para evaluar la calidad química del agua con fines de riego, son los siguiente: 













1. Concentración total de sales solubles





Esta medida es de gran valor como primer diagnóstico de la calidad, la cantidad total de sales nos permite saber que tan salina es nuestra agua. 





El parámetro que nos permite determinar si nuestra agua tiene un nivel de sales o salinidad que pueden llegar a afectar tu cultivo es la Conductividad Eléctrica (CE), la relación es a mayor salinidad mayor conductividad, como lo puedes observar en la tabla con datos de la NOM-021-RECNAT-2000









Muchas veces cuando se tiene exceso de sales en el agua de riego se puede observar humedad en el suelo, y al mismo tiempo plantas marchitándose, esto sucede  porque las raíces no pueden absorber el agua del suelo debido a su alto potencial osmótico, es decir, a las altas concentraciones de sales provocando la marchitez. 









2. RAS (Relación de Adsorción de Sodio)





Es un índice que nos permite evaluar el riesgo potencial del sodio en el agua destinada al riego, este valor es importante porque el sodio puede reducir el acceso y flujo de agua, así como el  oxígeno del suelo a la planta.





Existe una fórmula con la que se puede calcular el valor de RAS, cuando ya se tienen los valores o resultados del análisis de agua. Las concentraciones deben estar en unidades de miliequivalente por litro.





Fórmula para calcular el RAS .




Cuando los valores de RAS son menores a 3.0 el grado de restricción para uso agrícola es nulo, cuando se encuentra en un rango de entre 3.0 - 9.0 el grado de restricción es de leve a moderado, lo que posibilita su uso sin efecto negativos considerables en la producción, y cuando el RAS es mayor a un valor de 9.0 el grado de restricción es severo, es decir  que el agua causará daños graves a nuestros cultivos.









La presencia de cantidades excesivas de sodio da como resultado un deterioro de la estructura del suelo, lo que ocasiona la reducción de la entrada de agua al suelo y a través de él. Se puede observar cuando el suelo está seco,  se ve duro y compacto.





3. Concentración de elementos tóxicos como sodio, boro y cloro





La mayoría de los cultivos agrícolas son sensibles a la presencia de estos elementos, ya que genera problemas de toxicidad cuando son absorbidos por las plantas y acumulados en sus tejidos, generando un mal funcionamiento de su metabolismo y por lo tanto baja productividad y calidad de lo que queremos cosechar.





Por eso te decimos cuáles son los principales efectos de toxicidad en las plantas  cuando encontramos diferentes concentraciones de ellos en el agua de riego y que definen su calidad.





Toxicidad por sodio: El sodio es de los iones más investigados en biología vegetal y se ha ganado una no muy buena reputación  por su ya conocidas cualidades tóxicas en altas concentraciones. Cuando las plantas comienzan a acumular este elemento a niveles tóxicos  se puede observar que sus bordes y brotes lucen secos o quemadas y que continúa o avanza por los nervios  hasta llegar al centro de la hoja.





Imagen de University of California. Toxicidad por sodio en aguacate.









Toxicidad por boro:Provoca clorosis y quemaduras o necrosis, principalmente en las hojas, recordemos que el Boro se acumula principalmente en ellas. Los valores de concentración que causan más daño a los cultivos se encuentran entre 1.0 - 4.0 microgramos de Boro por mililitro (micro g B/ml).  





Sin embargo existen cultivos que son tolerantes a concentraciones altas de boro, de entre 2.0 - 4.0 micro g B/ml , esto son: esparrago, arándano, algodón, pepino, tulipan, haba, menta etc. Son tolerantes porque acumulan el boro de una manera lenta, mientras que las plantas que son poco tolerantes o sensibles acumulan o absorben el boro de una manera rápida.





Así como cultivos semi tolerantes, como la cebada, alfalfa, col, zanahoria, lechuga, cebolla, papa, calabaza, espinaca, tabaco, olivo, rosas, tomate y trigo. Estos cultivos pueden tolerar concentraciones de 1.0 - 2.0 micro g B/ml.





Y por último cultivos sensibles, son pera, manzana, cereza, limón, naranja, toronja, durazno, aguacate vid, ciruela y frijol.





Imagen de Brian E. Whiker, NC University. Daños severos por toxicidad de boro en fresa.









Toxicidad por  cloro: Cuando se comienzan a alcanzar niveles tóxicos de cloro en las plantas, se puede observar amarillamiento así como quemaduras o necrosis en la punta de las hojas que avanzan por los bordes.





Imagen de University of Maryland. Toxicidad por cloro.












4. Carbonatos de sodio residuales (CSR)





Es la concentración de iones de bicarbonato y carbonato, con respecto a los iones de calcio y magnesio. El alto contenido de carbonatos y bicarbonatos aumentan el valor de SAR lo que genera un evidente aumento de sodio y por lo tanto daño para los cultivos.









¿Cómo mitigar la sodicidad del agua?





La sodicidad de agua se puede mitigar con el uso correcto de enmiendas que contengan calcio, como es el caso del yeso, el cual suele ser barato y fácil de manipular. La cantidad de yeso que se debe agregar al agua de riego dependerá de los niveles de SAR y CSR, así como de la cantidad que se requiere de agua durante el ciclo de cultivo. Estos métodos deben emplearse antes de utilizar el agua para riego.









Una actividad realmente importante





Es necesario realizar un análisis de agua si se sospecha de daños por salinidad en los cultivos o cuando el agua proviene de fuentes subterráneas, pero más importante, realizarlo antes de iniciar un proyecto de inversión, así tendrás un mejor control de las variables que pueden afectar tu producción.





En los sistemas de producción agrícola, el uso de agua de riego salinas siempre será un riesgo ya que salinizan el suelo provocando la disminución del rendimiento del cultivo y otros factores como la toxicidad, obstrucción de tuberías o goteros.





No olvides que la calidad del agua que utilices para regar y en especial la cantidad o contenido de sales, será un indicador para dar una planeación del manejo de agua para riego así como de generar estrategias para balancear la cantidad de sales en las zonas donde serán depositadas.





Te invitamos a leer Razones para utilizar un software agrícola, para poder administrar mejor los recursos de tus proyectos agrícolas de una manera más eficiente.





Por Lucero Mendoza


Leave a Reply