7 septiembre, 2020
0

Agricultura | Impacto del Covid19 sobre el sector

Agricultura Impacto del Covid19 sobre el sector

La agricultura, hasta hace poco tiempo, tenía unos problemas particulares, pero bien conocidos. Aspectos como condiciones climatológicas, productividad de los cultivos, precios de los alimentos en el punto de origen y destino, eficiencia de la cadena de suministro y comercialización, tiempos de despacho, etc., ocupaban la mente de los agricultores. Hoy tenemos un enemigo invisible que nos acecha y aún no sabemos todo lo que es capaz de afectarnos, se llama: Covid19.





A pesar de su diminuto tamaño, su poder es incalculable y es que, como todo virus, no conoce de fronteras, ni límites poblacionales. No ha mostrado preferencia por ningún área o actividad económica, impactándolas todas de una manera bastante democrática. Sin embargo, dado que la agricultura, ganadería y pesca, entre otras, pertenecen al sector primario, a menos que se tomen medidas efectivas, se teme por la sobrevivencia                 de la especie.





No solo se trata
de la cantidad de enfermos y fallecidos a nivel mundial, sino del impacto
económico que esto ha causado en cada familia, ciudad, región o país. La
situación ha provocado que los patrones de compra en cantidad y tipo de
rublos se altere
. La gente, aislada en sus hogares, tiende a consumir una
alimentación diferente. Y la agricultura, que por naturaleza es lenta en sus
respuestas, carece de tiempo para adaptarse a tantos y tan diversos cambios.





 La agricultura mexicana hace esfuerzos
heroicos por no decaer





La mayoría de la gente que se abastece en un supermercado, no es consciente de los esfuerzos hechos para que se puedan tener productos frescos al alcance de la mano. Pero, la epidemia de Covid19 ha afectado no solo a la producción, por causa de la caída en la disponibilidad de los obreros. Sino también a la distribución, almacenamiento y comercialización de los alimentos. Y las compras nerviosas no hacen sino agravar una situación que, de por sí, es bastante seria.





Ante esta situación, los agricultores menos afectados son aquellos que han automatizado sus procesos de siembra, riego y cosecha. La razón es que sus necesidades de mano de obra son menores. No obstante, las limitaciones en la circulación de vehículos y el transporte, a nivel nacional e internacional, causados por las medidas de cuarentena son grandes. Y no dejan de afectar, aun a los sembradíos más adelantados en cuanto a la tecnología.





Por otro lado, la
crisis del coronavirus ha afectado el valor del peso mexicano, reduciendo su
valor frente al dólar. Esto hace que los insumos importados, como fertilizantes
y maquinaria para la siembra, la recolección y otros procesos, suban de precio.
Y muchos agricultores que han visto reducidas sus ventas, no pueden afrontarlos.
Esto podría generar carestía en algunos rublos, obligando al gobierno a
aumentar las importaciones
. Lo cual, en un círculo vicioso, acentuará la
problemática.





 ¿Y cuál es la situación a nivel mundial?





 Países que, como España se abastecían de
personal inmigrante, se han visto impactados por los cierres de las fronteras. Para
cubrir la ausencia de jornaleros, tienen entonces que contratar mano de obra
nacional
, y, esta puede resultar considerablemente más costosa. Por otro
lado, pudiera tratarse de personas especializadas en otras áreas que, por causa
de la pandemia, no pueden desarrollar su experticia. Y que, por ende, no han
sido formadas como agricultores, resultando poco eficientes.





En los países
menos desarrollado, la situación es todavía peor. En Venezuela, por ejemplo, a
todo lo anterior se suma la problemática de la falta de combustible. Esto ha
provocado que las cosechas se pierdan, en la zona andina, por la imposibilidad
de movilizar los productos hasta las ciudades. Todo esto, ha generado un
encarecimiento tal de los alimentos, que muchas personas sufren de desnutrición
;
en especial, en los sectores de la población menos resistentes (niños, adultos
mayores y enfermos crónicos).





Los países con poca tecnificación de la agricultura que ahora, además, no tienen acceso a la materia prima como semillas, fertilizantes y plaguicidas, son los más afectados. El Covid19 ha hecho que los precios de los alimentos se eleven, debido a la paralización del comercio internacional.  Así que, si no pueden abastecerse ni tampoco comprar, pues, les toca atravesar una situación muy seria. Y lo peor es que, ni siquiera se vislumbra, a estas alturas, una salida factible a corto plazo.





¿Cómo
mitigar el impacto del Covid19 sobre la agricultura?





La Organización
de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), ha
emitido recomendaciones para mitigar el efecto de la pandemia sobre la
seguridad alimentaria
. Su propuesta para sortear las fallas en la
producción de alimentos y en su distribución, insta a las naciones a aplicar los
siguientes puntos:





  • Mantener en funcionamiento, en la medida de lo posible, las actividades del comercio internacional. Esto incluye la adopción de medidas que resguarden la integridad de la cadena de suministro de alimentos. Es decir que, comenzando en la obtención de la materia prima requerida por los agricultores, se asegure de que el producto llegue hasta el consumidor final.
  • Atender las necesidades de los pequeños agricultores, que son los más vulnerables. Y darles un mayor alcance a los mecanismos de protección social, incluidas las entregas de dinero en efectivo.
  • Mantener activas las cadenas de suministro agrícola, a cualquier costo. Así, aplicando todas las medidas de precaución que sean requeridas , deberá seguir llegando la materia prima necesitada por los agricultores, ganaderos,  piscicultores, etc.




En resumen, a pesar de las pérdidas económicas asociadas a la pandemia de Covid19, la agricultura debe mantenerse activa. Y, los países, deben asegurar la salud y el bienestar de todas las personas que, con su labor, permiten que la cadena de suministro de alimentos siga funcionando. La cooperación internacional es indispensable y como de costumbre, los más fuertes deberían abocarse a ayudar a los más débiles.   





Por Gladys Josefina G.


Leave a Reply